fbpx

Lupin, de la aventura al policial y del policial al drama

Ya se puede ver en Netflix la segunda temporada de esta serie basada en el inolvidable personaje de la literatura francesa Arsséne Lupin -“caballero y ladrón”-, que nos dejó a todos con la boca  abierta en el final de su primera entrega. En esta nota te contamos los puntos buenos (y no tanto) de esta continuación y por qué vale la pena seguirla de cerca.

Fin y comienzo (Ojo spoiler)

El último capítulo de la primera temporada de Lupin nos dejó a todos con la boca abierta, y es por esto que la segunda entrega de la historia del caballero y ladrón francés, que adapta el relato clásico francés de principios del siglo XX, comienza con una adrenalina especial. Aunque, hay que decirlo, la misma comienza a decaer promediando la temporada. 

Ya metido en el barro de la venganza, Assaine (protagonizado por Omar Sy) debe cuidar mucho más su espalda ya que la vida de su propio hijo adolescente (Raoul) corre riesgo. Su temido enemigo (y antihéroe de la historia) le está pisando los talones (también la policía) y si no es inteligente pondrá en peligro todo su meticuloso plan para saldar las cuentas pendientes por la injusta muerte de su padre.

En esta segunda entrega vemos entonces un protagonista mucho más acorralado que tiene que pensar menos y actuar más. Las estrategias a largo plazo y organizadas en su cabeza durante décadas se viven en el aquí y ahora con el condimento especial que algunos planes no están saliendo como tenía pensado, como el secuestro de su hijo y debe barajar y dar de nuevo minuto a minuto.

 Por su parte, el antagonista del relato, el impiadoso Sr. Pellegrini sabe que quizás tiene solo una chance de poner entre la espada y la pared a nuestro héroe y por eso usará todas las herramientas necesarias. Aunque, claro, Assaine también tiene un as bajo la manga, y será usar ese amor nunca correspondido con Julliette Pellegrini (sí, la hija del malvado) para hacer caer al mismísimo diablo. Y la damisela en cuestión, en tanto, que en la primera temporada se mostró bastante al margen e incapacitada para ver la realidad tal cual es, comienza a descubrir las grietas en el relato de su padre y se juega por ese amor que siempre sintió por Assaine. ¿Un giro romántico? Puede ser y que, de paso, no suma demasiado. 

Lo que hace ruido

Aunque nuestro vengativo Assaine sigue pergeñando estrategias en su cabeza de manera inteligente, y la mayoría de las veces se sale con la suya, hay algo que no termina de tener el mismo punch de los primeros cinco capítulos. Quizás por ser novedad, por su excelente montaje o por adaptar un clásico literario, lo cierto es que aquella temporada que nos mantuvo en vilo todo el tiempo en esta segunda entrega comienza a diluirse.  

Quizás, ahora nos preguntamos, si no debería haber sido una primera temporada de diez capítulos y no dos divididas esperando el golpe publicitario, sobre todo sabiendo que se filmaron todos los episodios durante el mismo rodaje. Porque resulta que al verla nos encontramos con que los recursos lingüísticos son los mismos, se repiten las resoluciones y las estrategias del ladrón son -incluso- fáciles de detectar. Además, cuesta creer que luego de haber sido detenido por la policía y escapado de un patrullero resulte tan fácil entrar y salir por los espacios más vigilados de París. Entonces aquello increíble de lo que no dudábamos como espectadores, que nos mostraba a un ágil personaje que entraba y salía de prisión burlando seguridad y sistemas, se cae simplemente porque dejan de ser verosímiles simples giros del relato. Y a un lector (o un espectador) no le importa que una historia sea real, sino que sea verosímil. 

Lo que sí funciona

Pero no todas son malas noticias en esta segunda entrega. Mientras las ediciones de Lupin no dejan de llegar a diferentes rincones del mundo –de hecho este mes el sello Duomo lo exhibe entre sus novedades de junio- y los fanáticos se multiplican en las redes, Omar Sy, el protagonista de esta serie debemos decir que vuelve a desplegar su charme y gran talento para interpretar ese avezado lector de su personaje favorito de los libros. 

Y otra cosa que funciona muy bien en esta segunda entrega son los flashback, donde se ven de adolescentes a Assaine, su amigo Benjamin, Julliete Pellegrini y Claire (ex esposa de Assaine) abriendo el mapa del pasado de estos cuatro personajes que siguen cruzándose en el presente. Los deseos de aquellos cuatro chicos y chicas que se buscan, se celan, se aman a escondidas y se descubren, seguirán siendo los pilares que sostendrán los anhelos y desdichas en el presente de cada uno de ellos, donde se seguirán mezclando amor y amistad, los orígenes sociales y los pasados familiares.  


¿Habrá una tercera?

La primera temporada de Lupin estrenó en enero de 2021 y en pocas semanas se convirtió en una de las propuestas más vistas del verano. Tanto, que lo que se había pensado para fines de este año se aceleró para junio, dejando tranquilo a los televidentes con la continuación de la historia. No es que hayan hecho magia, sino que -como dijimos antes- simplemente ambas fueron rodadas en el mismo momento y por eso pudieron jugar con su estreno con tan pocos meses de diferencia.

Ahora, observando las marcadas tendencias de Netflix, ya se habla de una tercera temporada. De hecho, Sy ha confirmado en sus redes en los últimos días que otra entrega llegará, aunque esta vez sí habrá que esperar hasta el 2022.

Sabiendo esto, podemos preguntarnos lo siguiente. Porque si bien es cierto que el libro Lupin tiene muchísimas aventuras para narrar en televisión, la serie protagonizada por Omar Sy no sigue al pie de la letra esta narrativa, algo que se vio sobre todo en la segunda entrega. ¿Cómo hacer entonces para equilibrar el libro de la historia vertida en la pantalla chica? ¿O terminará de dar el giro iniciado y desprenderse directamente de aquella historia basada en el mítico personaje papel?

Por el momento son solo preguntas. Mientras tantos, disfrutemos de este caballero y ladrón contemporáneo que se mueve con inteligencia y rapidez por las calles bellas calles de París.

Babilonia Literaria

Read Previous

Novedades editoriales

Read Next

«Elegí a un personaje que pudiera cabalgar entre América del Sur y Escocia»