The Undoing, un thriller efectivo pero con gusto a poco

Efectiva y estéticamente impecable, el thriller basado en el libro “Tu ya lo sabías”, de Jean Hanff Korelitz y que tiene como dupla protagónica a Nicole Kidman y Hugh Grant gusta, aunque no termina de ser esa historia inolvidable que promete. ¿Será porque no siguió la historia tal cual fue narrada en papel? En esta nota analizamos el por qué.

Ya lo dijimos muchas veces, los libros que traspasan al papel en algunas ocasiones son tomados al pie de la letra y en otras, no tanto. Es el caso de lo que ocurrió con “The Undoing” (HBO), basado en la novela de Jean H. Korelitz que de ser un best seller por su fuerza narrativa y contundencia como thriller, se queda a mitad camino entre el drama y el policial.

No decimos que sea una serie de mala calidad, de hecho su dupla protagónica muestra su oficio ante las cámaras y tanto su guionista David E. Kelley (Big Little Lies) y directora Susanna Bier, (The Night Manager) dan en el blanco al apostar por una estética impecable o escenas que juegan con el relato o las tomas y planos subjetivos. Sin embargo, no le saca jugo al personaje principal de la serie, Grace Fraser (en los pies de Nicole Kidman) y la presenta simplemente como una mujer dubitativa y bloqueada por la confusión.  

La historia

Tanto en el libro como en la serie, Nicole Kidman se pone en los pies de una destacada terapeuta de parejas que ha dedicado su vida a resolver problemas amorosos y personales a los otros. Su mayor habilidad, dicen, está en ver mucho más allá de lo que otros ven. Gestos, miradas, reacciones, palabras mal dichas, señales –al fin y al cabo- que son observadas por la astuta e inteligente psicóloga, quien siempre da en la tecla y ayuda a resolver la salud mental de todos y cada uno de sus pacientes.

La principal contrariedad de la historia y que da fuerza a la trama del libro/guion, es que será justamente ella quien no pueda ver lo que está pasando frente a sus ojos, cuando su marido es sospechado de asesinar a una mujer que –apenas unos días atrás- ella conoció. Toda esa vida de perfecto equilibrio, donde su esposo es un intachable oncólogo infantil, su hijo un dedicado estudiante y su hogar un espacio de revista comienza a desmoronarse cuando su marido, Johantan Fraser desaparece y es señalado por todo el mundo por cometer un femicidio con su amante.

El relato se sostiene, por lo tanto, en esa contradicción entre el afuera y el adentro, entre la vida privada y pública de las personas, de lo que somos para los otros y para nosotros mismos.   Sin embargo, esa dualidad no logra visibilizarse en la pantalla, ya que la serie se ancla, sobre todo, en mostrar el mundo o las cosas como son y no como Kidman las observa y por eso nosotros como televidentes adivinaremos la verdad mucho antes que la serie termine.

Hubiera sido mucho más interesante meterse de lleno en la mente de la protagonista (como ocurre con el libro), confundirse con sus elucubraciones y con ese velo que ella pone ante las cosas que pueden lastimarla, como el amor a su marido o el dejar de pertenecer a la alta clase a la que pertenece, y dudar hasta último momento entre los culpables e inocentes.

De tanto poner la mirada en el protagonista masculino (que incluso es el más flojo en lo actoral), se queda y escatima los recursos para saber qué ocurre en la mente y el universo interno y psicológico de la protagonista femenina que es LA clave del relato.

Dicho esto, “The Undoing” funciona y sabe mantener la tensión hasta el final, a fuerza de algunos personajes secundarios que van aportando de a poco, y con estratégico timing televisivo, datos relevantes del relato.

Un policía sagaz y dispuesto a encontrar la verdad que duda absolutamente de todo, un hombre mayor (Donald Sutherland) que casi en silencio irá conduciendo a su hija (Kidman) a descubrir la realidad del mundo y las cosas y -por último- un adolescente, hijo de la protagonista, que será el mejor contrapunto del relato.

Luego de Big Little Lies, la excelente serie que tuvo a David Kelley como director y Nicole Kidman como productora y protagonista, y que aún mantiene en vilo a la audiencia a la espera de su tercera temporada, lo cierto es que The Undoing no alcanza el nivel esperado por quienes buscábamos un policial que nos sacuda de principio a fin, sino que muestra una muy buena producción, correcta en su montaje, que apuesta tímidamente por giros en la historia, pero que no termina ganando la partida.

Florencia Vercellone

Read Previous

Siete razones para leer “Un cuarto propio”, de Virginia Woolf

Read Next

Inés Arteta: «Cualquier selección para narrar el mundo es arbitraria»