Siete razones para ver Perry Mason

En el día de Libros que traspasan al papel, nos detenemos en uno de los últimos estrenos de HBO que se basa en el inolvidable personaje de ficción creado por el escritor norteamericano de policiales Erle Stanley Gardner.

Ni bien se conoció su estreno en la plataforma streaming, conocedores y novatos se pusieron a indagar sobre este personaje tan emblemático de la literatura y la TV internacional. Hoy desde Babilonia te contamos un poco más acerca de Perry Mason y te damos 7 razones para no perderla de vista.

1. La serie antes de la serie.

Si sos fanático del policial, entonces esta información la sabés de memoria; si no lo sos, entonces tomá nota. Perry Mason es un personaje inolvidable de la literatura del norteamericano Erle Stnaley Gardner -ESG- (1889-1970), creador de más de ochenta novelas policiales. Sin embargo, este Perry no es exactamente igual al creado por ESG, sobre todo porque el escritor lo inventó ya abogado (y muy prestigioso por cierto), mientras que en la serie actual, es un detective camino a convertirse en litigante.  Por otra parte, resulta que aquel Mason, detallista, observador incansable y obsesivo con su trabajo en las leyes no es la primera vez que aparece en pantalla chica, ya que fue interpretado (o más bien inmortalizado según muchos) por Raymond Burr que cautivó televidentes detrás del estrado en el prime time televisivo que llevaba su nombre y estuvo al aire en EEUU desde 1957 a 1993. En aquella oportunidad, Perry Mason era un abogado intachable –todo su porte de caballero lo señalaba- capaz de convencer al jurado más férreo y conmocionar al juez más insensible. Pero la versión 2020 de Perry Mason no quiere competir con los años dorados del personaje, sino asomarse a su pasado y descubrir cómo fue que Perry Mason se convirtió en él mismo.

2. Una gran precuela.

Entonces sí, de lo que estamos hablando es de una especie de precuela de un abogado de Los Ángeles que antes fue detective sin mayores pretensiones pero con un agudo olfato para descubrir falsedades, mentiras y asesinatos. Ambientada esta vez en la década del `30, post crisis económica, política y social –a Mason las tres lo pasan por encima– y encarnado por Matthew Rhys (The Americans) este nuevo (viejo) Perry Mason se nos presenta como un gran antihéroe, inteligente para muchas cosas, menos para darse cuenta que sólo tomando las riendas de su vida podrá salir adelante. “Una re-creación, una redefinición del personaje, de una forma interesante”, dirá el mismo Ryhs en declaraciones a la prensa.

3. Cada capítulo, un policial.

En esta primera entrega –suponemos que vendrán otras temporadas- cada capítulo es una gran oportunidad para descubrir el ABC del policial. Un crimen que se exhibe en primer plano, culpables y víctimas desplegando suspicacia y dolor, respectivamente, y un hombre tratando de unir puntos inconexos tratando de llegar a la verdad. De a uno se van sumando también policías, otros detectives, fiscales, testigos y personas que aportarán -todos y cada uno de ellxs-, algún detalle que permitirá desentrañar grandes y pequeñas mentiras. El público/espectador, en realidad, correrá con ventaja, ya que sabrá antes que Perry Mason quiénes son los culpables, pero sólo él será capaz de encontrar las claves para poner luz en las sombras.

4. Leer clásicos.

Por supuesto, no podemos desaprovechar en esta sección darte también una buena razón para que conectes con la lectura. Quizás no estrictamente con las novelas de Stanley Gardner, pero sí con algunos de sus contemporáneos o escritores posteriores que hicieron del policial norteamericano e inglés, un género universal. Hablamos de Raymond Chandler, Rudyard Kipling, Sammuel Dashiell Hammett o Agatha Christie, entre otrxs. 

5. Detrás de una gran serie hay un gran director.

En esta oportunidad, hablamos de Van Patten (director de capítulos de Los sopranos, Sex and the city y Blackmirror). Con un cuidado impecable por reconstruir la ciudad de Los Ángeles post crisis del `29, lúgubre, sombría, de noches eternas y a puro movimiento, la dirección de la serie se esfuerza -escena tras escena- en aportar detalles que hagan de este personaje que está en crecimiento, alguien inolvidable.

6. Elenco de lujo .

Además del nombrado Matthews Rhys, Perry Mason cuenta con las actuaciones de John Lithgow (The Crown – 3º rock from de Sun), Juliet Rylance (American Gothic) y Eric Lange (Narcos y Lost). Un trío que no deja grietas ante el espectador y colabora con cada gesto, mirada o frase dicha para acompañar la historia.

7. Un guion sólido.

Como espectadores, hay tres cosas que uno agradece de Perry Mason: una trama que no da respiro, una historia que no tiene puntos flacos, un relato que suma tensión en cada entrega.  De poco a mucho, dosificando escenas tremendas y golpes bajos, la serie de HBO parece tener una fórmula perfecta entre novedad y clásico y parte del encanto está en su sólido guion. Un grupo de delincuentes secuestra a un bebé, y por circunstancias difíciles de entablar, cobra el dinero de la extorsión y también asesina al niño. Un hecho atroz por donde se lo mire, que involucrará a grandes corporaciones, una iglesia evangelista que necesita adeptos (aportantes en realidad) y la mafiosa policía de LA. De repente, cualquier puede ser culpable: el padre con deudas de jugador, la madre infiel, el amante de negocios oscuros o, quizás, ninguno de los tres. Sólo Perry Mason, ese tipo que parece no tener nada que perder e incapaz de apostar por él mismo, será el único destinado a descifrar la verdad de los hechos e iniciar una carrera que le permitirá dejar de ser un detective en las sombras para llegar a ser un destacado abogado .

Babilonia Literaria

Read Previous

Club de Lectura + Taller de escritura

Read Next

«Lo cotidiano es mucho más oscuro que los temas de mis cuentos»