fbpx

Por qué no perderse “Isabel”, la bioserie sobre la gran escritora chilena

Acaba de estrenarse en Amazon Prime Video la producción que repasa la vida de una de las autoras de habla hispana de mayores ventas en todo el mundo. Hablamos de Isabel Allende, quien irrumpió en el mapa literario allá por los `80 pero que mucho antes había desordenado el mapa periodístico con una mirada moderna en la revista "Paula". En esta nota, los puntos más importantes para no dejarla pasar.

La vida de la escritora chilena Isabel Allende (actualmente radicada en Estados Unidos) tiene muchas aristas para terminar convirtiéndose en una gran historia de ficción. “La vida siempre es caos. Confusa. Errática. Al menos la mía”, dice ella misma en un pasaje de la bioserie  poniendo sobre la mesa las dificultades que ha vivido desde joven, y que la convirtieron en una de las figuras más referenciadas de Latinoamérica con más de 24 obras publicadas en más de 42 idiomas y con más de 74 millones de ejemplares vendidos.

Esta propuesta audiovisual de tres capítulos, producida y dirigida por la dupla chilena de Isabel Miquel y Rodrigo Bazaes (Violeta se fue a los cielos), aborda entonces los universos tanto públicos como privados de la autora (interpretada por la actriz Daniela Ramírez), comenzando por su solitaria infancia ante el abandono de su padre, siguiendo por sus inicios como periodista en los ´60, su compromiso con víctimas de la persecución militar durante el régimen instaurado por Pinochet en 1973 y su consiguiente exilio en Venezuela, finalizando con los obstáculos personales a los que se tuvo que enfrentar para conseguir desarrollarse en el universo editorial a partir de los ´80.  

El principio de todo

Una de los anclajes más interesantes que desarrolla la serie es justamente el que marca sus inicios en la arena laboral, donde se ve a una Allende muy joven comenzando a escribir para la revista femenina Paula (nombre que, por cierto, también marcará su vida muchos años después).

En el Chile de los `60,  atravesado por movimientos e ideas revolucionarias del mundo y el continente pero también por una sociedad sumamente conservadora en el poder, Isabel Allende se anima a plantear una columna que se mofará justamente de las “costumbres tradicionales” de los hombres y mujeres. “Civilice a su hombre” se llamaba la sección en cuestión, donde la futura autora -de manera anónima- daba rienda suelta a su imaginación e ironía escribiendo sobre hombres parecidos a cavernícolas que no cuidan sus buenas costumbres, se enojan con sus mujeres porque no tienen la comida lista o se desentienden de problemas de la crianza simplemente por ser hombres.

Las repercusiones, por supuesto, no se hicieron esperar y de a poco, estas producciones periodísticas comenzaron a estar en boca de todos rompiendo no solo con los moldes pensados para la época sobre magazines para mujeres, sino también con el contrato de lectura planteado en el momento. La mirada feminista de Allende comenzaba a volverse escritura.

Muchos quisieron saber quién era la persona detrás de esta columna y puertas adentro de “Paula”, una Isabel Allende confiada pedía más y más hojas en blanco por cubrir. Así buscó nuevos rumbos y solicitó realizar informes y entrevistas, acción que la llevó a experimentar una de las anécdotas centrales de su vida.

Cuenta la misma autora, que en una reunión social en la casa de una familia de alta clase, con personas que sabían que ella era la periodista detrás de Paula, le preguntaron si no quería empezar a escribir algo “serio” sobre mujeres, a lo que ella respondió que sí, y que estaba buscando hacer una nota sobre “mujeres infieles”. Tiempo después, una de las tantas participantes de esa reunión, la llamó y se propuso como fuente para esta producción con la única condición de que jamás se revelara su identidad. Allende cumplió con todo, como buena periodista, y a las semanas publicó una de sus más recordadas notas «Entrevista a una mujer infiel», acerca de cómo era la dinámica de esposas que se encontraban con sus amantes a la hora en que sus maridos trabajaban. Imaginen el revuelo de la época.

Vale aclarar que, hasta el momento, Allende jamás señaló quién fue esa mujer que le permitió dar el gran paso en el periodismo.

Sus historias, sus libros

La serie “Isabel”, por otra parte, marca el momento de bisagra de Allende en la literatura, cuando publica su primera –y gran ópera prima” “La casa de los espíritus”, obra que la lanza al estrellato y que ponía de manifiesto la situación que se vivía en Chile en los `70, desplegando una narrativa ligada al realismo mágico inaugurado por García Márquez años antes. Después llegaría “De amor y de sombra”, también con la oscuridad de la dictadura de Pinochet como telón de fondo, consagrando la pluma tan poética como visceral de su autora.

Pero esta producción va más allá en los años y avanza hasta mostrar otro de los momentos claves en la vida de Allende como es la enfermedad y muerte de Paula, su hija. Situación extrema que vivió la escritora y que le dio pie para narrar esta tremenda tragedia convertida también en libro, publicado en 1992 rompiendo nuevos récords de venta.

Desde aquellos años hasta hoy, la bioserie de Allende está matizada por eventos personalísimos de la autora como sus vínculos amorosos y familiares, como la relación con su madre, su padrastro y sus parejas. Estos personajes están representados por los actores Néstor Cantillana, Rodolfo Pulgar, Rosario Zamora y Paola Volpato, entre otros.

“Isabel” no sólo es así una serie sobre la vida de una escritora, sino también el recorrido de una mujer que decidió muy tempranamente seguir sus anhelos de independencia laboral y personal, en un mundo que le ofrecía demasiados obstáculos y un universo artístico que también le puso algunas trabas.

Algunos datos curiosos

Aunque aceptó la producción de la serie, Isabel Allende no participó ni en el guion ni en la producción de la serie, aunque sí ofreció gentilmente documentos, fotografías y videos personales para la recreación de su vida. “Tuvimos acceso a archivos donde pudimos ver su intimidad, hay muchas películas que [la familia] grabó en Súper 8, sin audio, a las que tuvimos acceso, donde mostraban las navidades, los cumpleaños, su relación con sus abuelos”, señaló para El País la actriz que la interpreta, Daniela Rodríguez.

Por otra parte, la serie fue financiada en su totalidad con fondos nacionales como el Fondo Consejo Nacional de Televisión por eso en el país trasandino se puede ver en televisión abierta.

 En Argentina, “Isabel” se puede ver en Amazon Prime Video

 

Babilonia Literaria

Read Previous

El adiós imposible

Read Next

Osvaldo Semrik: «Me sentiría satisfecho si puedo colaborar para que alguien baje de su pedestal a Asperger»