El exceso del espíritu navideño

Desde hace algunas semanas, Netflix estrenó varias películas que se desarrollan en el marco de la Nochebuena.

La mayoría son producciones de bajo presupuesto en donde la popular festividad es solo una excusa para desplegar los clásicos argumentos de comedias infantiles y juveniles vistas hasta el hartazgo.

 

 

 

Aunque falta un mes para Navidad, en Netflix decidieron llenar la programación con novedades que usan la popular festividad como pretexto argumental. Así, desde noviembre, películas como «El calendario de Navidad», «Las crónicas de Navidad», «Intercambio de princesas», «Tarjeta de navidad», «Un príncipe de Navidad» y «Christmas wedding planner» son de la partida. 

Como era de esperar se trata de producciones de bajo presupuesto -tal vez la más ambiciosa es la de Santa Claus-, cuyas tramas replican todos los clichés de las comedias juveniles y familiares impregnados de rojo-verde. 

En algunos casos son excesivamente obvias y aburridas, en otros obvias pero efectivas. Pero lo cierto es que es más de lo mismo y sin nada sobresaliente. 

Cabe agregar que además de este arsenal de títulos navideños, en las próximas semanas muchas de las series de Netflix también tendrán capítulos especiales asociados dicha celebración. 

Aquí un recorrido por lo que hay que ver o,  en algunos casos, dejar pasar.  

 

«Las crónicas de Navidad»

 

Vamos a decir que ésta es quizás la mejor de esta seguidilla de filmes navideños. Kurt Russell compone un divertido y creíble Santa Claus y en líneas generales la producción es buena.

De todas maneras no tiene nada novedoso, es más bien una réplica de las películas del género con sus infaltables ingredientes: detalles plagados de rojo y verde; nieve en las calles neoyorquinas; niños traviesos que ponen en riesgo la misión de Santa Claus; personajes que no creen en la Navidad; otros que la esperan con ansia; y una serie de enredos y situaciones que deben resolverse antes de la medianoche. 

Esta es la aventura de Kate y su hermano. Ellos no se llevan del todo bien. La niña espera con ansias la llegada de la Nochebuena mientras que el muchacho hace gala de su espíritu adolescente descreyendo de todo. En su afán de filmar a Santa Claus cometen un error que complica las tareas del popular personaje. Desde entonces se embarcan en una alocada aventura y en una misión casi imposible. 

Por momentos se vuelve un poco pesada (tal vez porque ya hemos visto infinidad de veces este tipo de historias) pero seguramente los más pequeños la disfrutarán (además hay algunos personajes que son adorables como los ayudantes de Santa).

 

 

 

 

 

«Intercambio de princesas» 

 

La carismática Vanesa Hudgens, es de esas actrices que siempre funcionan en el público teen, y esta película no es la excepción. A medio camino entre «Juego de gemelas» y «Diario de una princesa» este es un filme que podría haberse realizado sin Navidad de por medio, pero que -tal como el negocio audiovisual lo amerita- tomó la festividad eso como marco.

Mezcla de comedia de enredos, romance y un universo que mixtura  «plebeyos» y «nobles», la película cuenta sobre de una pastelera neoyorquina que es invitada a participar de un concurso en un país en el que todo está preparado para la boda real (un país obviamente imaginario). 

Allí conoce a la duquesa que se casará con el príncipe, y para sorpresa de ambas descubren que son exactas. Entonces deciden cambiar los roles, dando lugar a enredos románticos y políticos.

No hay sorpresas en esta película, pero las adolescentes la pasarán bien. 

   

 

 

«El calendario de Navidad» 

 

 Aquí el tema navideño tiene un poco más de anclaje, pero no deja de ser una copia de las muchas otras historias en las que un elemento mágico va cambiando la vida de los protagonistas o, tal como ocurre en este caso, les va indicando el camino a seguir.

 

En este caso el objeto en cuestión es un «calendario navideño» en el que cada día le adelanta a la protagonista algunas cosas que le van a ir sucediendo. En el medio, hay guiños de la comedia romántica (amigos entrañables que podrían llegar a transformarse en algo más). 

 

Simplemente…. ¡aburridísima!

 

 

Y como si esto fuera poco… 

 

Si nos quedamos con ganas de ver más historias de nobles y plebeyos en tiempos navideños, «Un príncipe en Navidad» vuelve sobre el tema. Todo lo ya visto en este tipo de relatos, aquí está presente: la periodista que se mete de incógnito en un país (llamado Aldavia, y que como era de esperar no existe) para conocer al príncipe que parece frívolo pero que termina siendo dulce y adorable. En fín, sin sorpresas. 

 

En esa mezcla de que todo puede narrarse en código navideño, se suman «Christmas wedding planner» (una versión clase B de «Experta en bodas») y «Tarjeta de Navidad» que vuelve a ese cliché de la chica rica y caprichosa a la que su padre envía a un pueblo para que pueda conocer y relacionarse con «gente común».  

Seguramente en los próximos días la grilla Netflix seguirá sumando títulos de este tipo, y series -en especial las infantiles y juveniles- que también tendrán capítulos especiales con toque de Nochebuena…. ¡Un exceso de espíritu navideño que puede ser contraproducente!  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Babilonia Literaria

Read Previous

Un novela que abarca mucho y profundiza poco

Read Next

Tres maneras de narrar el amor