Novedades editoriales

Para la última semana de mayo, te dejamos dos títulos para el público infantil, que pueden conseguirse en librerías o plataformas on line.

Título: Diario de tu emocionario. Autora/Ilustradora: Cristina Núñez Pereira, Rafael R. Valcárcel. Editorial: V&R.

El libro “Emocionario” ya lo recomandamos varias veces desde Babilonia. Se trata de una hermosa publicación pensada para niños desde los 5 años y también para sus padres o docentes, que recorre con pequeños textos y delicadas ilustraciones, diferentes emociones. La culpa, la tristeza, el miedo, la alegría, la felicidad, el desaliento aparecen una a una en este libro, y se explican a partir de pequeños textos que abren un debate entre chicos y grandes.

La novedad, ahora, viene con el Diario de tu emocionario, que propone espacios en blancos para que quienes lo tengan en su poder, puedan aclarar sus emociones del día y, a continuación, hallar en lo vivido motivos de agradecimiento.

Un libro que aborda desde la psicología y las artes visuales la inteligencia emocional, aquella que es capaz de mostrarnos lo importante que es saber registrar nuestro mundo interior.

 

Título: La Rosa del Río. Autora: Laura Ávila. Editorial: Santillana.

Este relato es novedad del catálogo 2020 de Santillana, que da al mismo tiempo la bienvenida de su autora al sello nacional. Se trata de una novela breve de corte histórico, que comienza cuando un niño despierta, de repente en 1806 y encuentra las calles de Buenos Aires tomadas por los ingleses.

La ciudad está vacía, pero corre un rumor esperanzador: la existencia de unas huestes secretas que podrían liberar el Río de la Plata de los invasores. En la tensión reinante, Anselmo debe salir en busca de una cura para su hermano enfermo. ¿Qué misterios encontrará ocultos en su camino?

Una interesante propuesta para niñxs desde los 10 años, que disfrutan no sólo de la lectura, sino también del recorrido historiográfico de nuestro país.

0 Reviews

Write a Review

Babilonia Literaria

Leer Anterior

Virus poético en las redes

Leer Próximo

¿Y si Anna Frank hubiese tenido una cámara?