fbpx

Libros para viajar en tiempos de pandemia. Destino: Japón

Un paseo por la literatura asiática de la mano de dos autores que nos invitan a visitar sus tierras y descubrir las historias de su gente. Pasen y lean a Akira Mizubayashi e Hiromi Kawakami con los libros “Alma partida” y “Los amores de Nishino”, respectivamente.

“Alma partida”

De origen asiático, con formación francesa y radicado tanto en Tokio como en París de manera alternativa, el japonés Akira Mizubayashi cuenta con varias novelas y ensayos aplaudidos por las críticas y merecedoras de distinguidos premios.

Este año llegó –de la mano de Edhasa”- al anaquel de Novedades “Alma partida”, su segundo libro traducido al español (el primero fue Breve elogio de la errancia”), una bellísima novela que cuenta un relato que peca de parecer pequeño, pero se vuelve realmente inmenso página tras página.

En la historia se entrecruza la música, la historia moderna de Japón (siglo XX) y la necesidad de cumplir con mandatos propios y ajenos que la vida nos presenta. La novela comienza en 1938 cuando un grupo de instrumentistas aficionados se reúnen en un pequeño Centro Cultural de Tokio para ensayar una sonata de Shubert. Son tres estudiantes chinos guiados por su maestro japonés, quien busca abstraerse de la violenta dictadura nacionalista impuesta en su país, enseñando música clásica.

Un día, a estas reuniones cotidianas llegará un grupo de tareas para “verificar” si es cierto que hay un profesor nipón escondiendo ciudadanos de la China comunista, imputación que intentará en vano negar el maestro Yu, quien pronto se da cuenta que su vida corre peligro.  En pocos minutos, lo soldados irrumpen en la sala y tras cruzar algunas palabras con el profesor japonés, le destrozan su violín estrellándolo contra el piso. 

 

Esta escena, colmada de impotencia e impunidad es la que da fuerza a la novela de Mizubayashi, sobre todo porque es observada desde la oscuridad y el silencio por Rei, el pequeño hijo de 8 años del profesor Yu, escondido a propósito por su padre en un armario de la sala, para resguardarlo del peligro. Rei, desde el interior del mueble, escucha y mira con atención cómo su padre intercambia algunas palabras con los soldados, explica su vocación y cómo luego, ante el pedido de un capitán -que se suma con espíritu mucho más cordial que los soldados- interpreta un breve pasaje de Bach. También será testigo, al final, de la actitud pacifista de esa autoridad de tomar el instrumento estrellado contra el piso, levantarlo y al intentar guardarlo en el armario, al abrir la puerta y encontrarse con el niño, se lo da en la mano.

“Alma partida” es la historia de ese niño, hecho luthier cuando crezca, que pasará toda su vida intentando (re)construir el violín de su padre por los soldados nacionalistas japoneses, y con él, el poder de la música como símbolo de paz. Pero también es la historia de una autoridad militar que es testigos de un acto de barbarie y busca resarcir en cada acto los errores cometidos y, sobre todo, la historia de instrumento como lo más noble para simbolizar la importancia del tiempo.

 De trazos sencillos y lectura pausada, “Alma partida” es un hermoso libro que despliega la idiosincrasia japonesa en la mirada de un escritor que se muestra tan amante de su cultura de origen como de la posibilidad de elegir otras lenguas para observarla. Mizubayashi, un autor que escribe tanto en japonés como en francés, narra con destreza un relato que cuenta apenas con cuatro o cinco personajes, pero que trenzan una novela inolvidable.  

“Los amores de Nishino”

Contemporánea y con un ritmo mucho más ágil, esta novela de la autora nipona Hiromi Kawakami se estructura de manera circular con relatos que cuentan acerca del amor y el desamor.

Nishino es un hombre que ha atravesado la vida de varias mujeres de manera diferente. Todas (o casi) dicen haberlo conocido y amado, aunque en el fondo, tampoco pueden asegurar haber sido 

correspondidas. Nishino es, al parecer, Eros personificado, y por lo tanto tan disímiles son sus formas de expresarse como imposibles sus maneras de contenerlo.

Es que, ¿quién puede asegurar haber conocido el amor en todas sus formas? ¿O confesar que ama más que otro? ¿O expresar con certeza y altanería que sólo se puede amar a una sola persona? 

Kawakami, autora que ha sido premiada en su lengua en los últimos años, juega en esta novela partiendo de esas preguntas, desplegando personajes que se enriendan en los conflictos del amor, la pasión, los celos y la soledad.

 

Florencia Vercellone

Read Previous

Series y películas para tener en cuenta

Read Next

Lecturas de verano. Hoy recomienda Perla Suez