“Investigué mucho para entender el espíritu de la época”

Mirta Pérez Rey acaba de publicar su nueva novela “El llanto de las tipas”, una historia que transcurre durante los años ’50 y que rescata el aporte cultural de la inmigración española, en especial en el mundo de la danza y la música.

El arte español y su pregnancia en la Argentina de los años ’50 es un elemento esencial en “El llanto de las tipas”, la nueva novela de Mirta Pérez Rey publicada recientemente por Ediciones B.

La novela sigue una línea ya iniciada en “Encaje de dos orillas”, pero es un texto que se puede leer de manera independiente y que se centra en la historia de amor entre Amparo (una artista española) y Fernando (un hombre que deberá superar los prejuicios de la época).

La portada es impactante y el título llama la atención, frente a eso y para evitar confusiones Mirta Pérez Rey inicia la entrevista aclarando: “El título hace mención al ‘árbol que llora’, un fenómeno que puede apreciarse en las tipas a finales de noviembre y principios de diciembre. Es un hecho que se introduce de manera metafórica en la historia”.  

– ¿Cómo surgió la idea de escribir “El llanto de las tipas” y qué vinculación tiene con tu novela “Encaje de dos orillas”?

-La idea surgió en forma simultánea. Cuando comencé a escribir “Encaje de dos orillas” lo hice con el deseo de contar la importancia de la cultura española en la Ciudad de Buenos Aires en las décadas del 50 y60. En toda mi infancia lo vi como algo normal, recordemos que eran furor las películas de Lolita Torres o Pedrito Rico, en las que lo español era protagonista. En todas las fiestas se bailaba el pasodoble y la mayoría de las niñas estudiaban danzas españolas.  Visto a la distancia de los años, me di cuenta que esa presencia tan fuerte de una cultura extranjera constituyó un fenómeno. Si bien somos una sociedad gestada por la inmigración, me parece que la penetración cultural que tuvo lo español fue extraordinaria. Entonces comencé a escribir «Encaje…» poniendo el foco en la música, pero desde ese momento ya sabía que tenía que escribir acerca de la danza española que también tuvo un gran protagonismo. Más allá de esta vinculación, “El llanto de las tipas” puede leerse en forma independiente. 

-Amparo Calé es una artista española, ¿qué aspectos tuviste en cuenta para construir este personaje?

-Amparo es el prototipo de las cantantes folclóricas, como se las llamaba en la época. Hubo artistas muy importantes que trascendieron fronteras, no sólo en el mundo de habla hispana, Hollywood también se acopló al fenómeno. En cuanto a su construcción, no tenía en mente a una de ellas en particular, pero me gusta pensar que tiene la fuerza de Lola Flores y la belleza de Sara Montiel. Dos íconos indiscutibles de la copla. 

-Y sobre Fernando, el protagonista. ¿Qué nos podrías contar?

-Fernando es un hombre honesto, de sentimientos francos que conoce a Amparo en un momento de su vida en el cual las certezas lo han abandonado. Necesitará mucha templanza para luchar con los prejuicios sociales y familiares. 

-¿Cómo influye ese contexto histórico de los años ’50 en la construcción de los personajes y en la historia?

-Es un contexto de posguerra civil española que ha sumado muchos exilios políticos a los que ya venían ocurriendo desde principios de siglo. Recordemos que Buenos Aires es llamada “la quinta provincia gallega” por el gran caudal de inmigración recibida. Toda Latinoamérica ha sido receptora de esta oleada, no sólo Argentina. Y eso ha provocado una explosión de todo lo español en el ámbito cultural. Por eso me permití incluir en la novela, como personajes de ficción, a artistas mexicanos que fueron muy importantes en ese momento como parte de ese movimiento. 

-Siempre lo español está muy presente en tus obras. ¿A qué se debe?

-Soy hija de madre gallega y nieta de cuatro abuelos gallegos. Pero, como te decía anteriormente, yo vivía toda esa inmersión en lo español como algo normal. Cuando comencé a escribir lo hice como observadora de un hecho cultural, pero me llevó a un trabajo interior muy fuerte.

-Desde lo histórico y desde lo narrativo: ¿qué desafíos te generó la escritura de esta novela?

-Desde la historia grande, mucha investigación para entender especialmente el espíritu de la época, como afectaban los hechos ocurridos allá a los que vivían de este lado, y ese hilo de nostalgia que nunca se cortaba. En cuanto a la historia chica, me llevó a interesarme mucho más por mis raíces y a conocer hechos familiares que hasta el momento no habían llamado mi atención. En lo narrativo, fue un desafío insertar esta historia dentro del mismo período que “Encaje de dos orillas”. De hecho, el epílogo de las  dos novelas se desarrolla en la misma fiesta, visto desde protagonistas distintas. 

-¿Con qué se va a encontrar el lector o lectora de “El llanto de las tipas”? 

-Con una historia de amor y amistad, de vínculos fuertes, de sororidad. Y también conocerán a través de la novela un poco más de la historia de la danza española que tuvo en Buenos Aires un foco importantísimo con la labor de la Familia Pericet que aún continúa.

Sobre el libro

Amparo Calé, famosa artista española, vuelve a la Argentina a fines de los años cincuenta, esta vez para quedarse. En Buenos Aires conoce a Fernando, un cocinero separado con tres hijos a cargo y mucho más joven que ella. La atracción entre los dos es instantánea. Pero nada será fácil.

Un antiguo peligro reaparace y Amparo debe enfrentarlo, aun poniendo en riesgo su propia vida. Porque algunas deudas solo pueden ser saldadas con sangre.

Fernanda Pérez

Read Previous

Lenguaje y palabras en movimiento

Read Next

Propuestas culturales para el fin de semana