fbpx

“Gente conmigo”, un relato imperdible para descubrir la obra y vida de Syria Poletti

Una bella, sufrida y a la vez luminosa historia de una de las autoras referentes de la literatura nacional del siglo XX.  

La novela pertenece actualmente a la aplaudida colección “Narradoras argentinas” de Eduvim, dirigida por María Teresa Andruetto, Juana Luján y Carolina Rossi. Lo podés conseguir en nuestra Tienda On Line.

Nacida en Italia pero criada en Argentina desde pequeña debido a la gran inmigración europea de la primera mitad del siglo XX a nuestro país, Syria Poletti (1917/1991) se ha convertido en una de las referentes de la literatura nacional gracias, no sólo a la exquisita originalidad de su voz narrativa sino también a su capacidad para hacer foco en personajes urbanos, casi describiendo o más bien cincelando  sus costumbres, miradas y obsesiones.

En los relatos de Poletti no hay mujeres y hombres, hay personas reales, que nos hablan, nos miran y nos cuentan casi como si se nos sentaran al lado. Hay, por ejemplo en «Gente conmigo», una chica, Nora, que acarrea la nostalgia del destierro y llega a Buenos Aires con el único oficio que le heredó su abuela y que vive tratando de restaurar una justicia que hace rato parece haberse ido del mundo; también está su hermana, Bertina, mucho más realista y desprendida, que es capaz de ver y anticiparse a la desgracia aunque no pueda evitarla. Y por último un muchacho, Renato, también inmigrante, suerte de sobreviviente y galán, hijo de un patriarcado que no podrá nunca sacarse de la piel.

Formadora y referente

Egresada de profesora y traductora por la Universidad Nacional de Córdoba, Poletti es por lo tanto un nombre con ecos en todo el país pero más aún en nuestra provincia, donde dejó huellas tanto en su rol de formadora como autora de textos para niños y adultos. Por eso es un placer encontrarse, de repente, con ediciones suyas abordadas por la mirada de escritoras que aprendieron de ella y la siguieron en el camino de la narración, como María Teresa Andruetto, Juana Luján y Carolina Rossi, directoras en esta ocasión de la colección “Narradoras argentinas”, de Eduvim, donde se encuentra esta novela “Gente conmigo”.

Con un prólogo de Cecilia Boletti que articula al mismo tiempo como introducción al texto y análisis complementario de la obra, “Gente conmigo” (publicada por primera vez en 1962, traducida a diferentes idiomas e incluso llevada al cine) se presenta entonces como un hermosa invitación a descubrir la vida y obra de una maravillosa autora que, en este caso, (de)construye su propia historia personal en función de la literatura, para dar vida a una novela, escrita de manera “visceral y poética” , como dice su prologuista, tan densa como luminosa, tan profunda como etérea, capaz de seguir sobrevolando en nuestra cabeza mucho después de haberla terminado.

Una mujer, desde el encierro

Estructurada a partir de una voz que narra en primera persona y mirada retrospectiva, quien nos habla es Nora desde la celda de una cárcel, contándonos el por qué de su encierro. Y para hacerlo nos retrotrae a lo que para ella es el comienzo de una sucesión de eventos que la hicieron ser quien es. “Tal vez todo comenzó en mi aldea, carcomida por los siglos, devastada por las invasiones, el día en que mis padres se marcharon a América”. Así, Poletti anuda el pasado, el presente y el futuro de una mujer inmigrante (como ella), para contarnos la vida de alguien, como tantos otros millones, que cruzó un océano y terminó siendo parte de una sociedad que así como la recibió la terminó señalando.

Nora, la protagonista de esta historia, tiene un oficio, un “extraño oficio”, como lo llama Poletti: el de interpretar. El de escribir cartas dictada por analfabetos a sus familiares, o de amantes en silencio, o de convertir documentos de un idioma a otro. En la actualidad lo podríamos llamar redacción o traducción, pero Poletti casi que le da otra connotación, un tanto mágica, que se entiende como el oficio de recibir mensajes y ponerlo en otra lengua o en la misma, consiguiendo así cambiar o embellecer el mundo. Por eso Nora terminará presa, por simple romanticismo, idealismo u osadía.

Cuando llega a Argentina -junto a su hermana, Bertina-, lo único que sabrá hacer Nora, al igual que su abuela allá en Italia, será interpretar y traducir. A ella acudirán anónimos inmigrantes que necesitan convertir documentación y pedidos para que nuevos familiares arriben al país. Son tiempos duros, y Nora es, antes que nada, empática. Es un personaje que mira de frente y con los ojos abiertos a sus coterráneos y conoce, aunque no se lo digan, las miserias vividas. Sabe que esos padres y hermanos harán lo imposible para arrastrar a estas tierras a sus familiares, incluso cuando algunos de ellos no sean considerados aptos por las autoridades argentinas. Y que para hacerlo necesitarán ayuda, no de autoridades, ni de gente poderosa, sino de gente como ella. 

En retrospectiva, Nora nos irá contando cómo fueron los hechos, y lo hará casi como una declaración, aunque sabe que nosotros como lectores seremos incapaces de culparla, o de señalarla. No. Porque Poletti es tan amable en su escritura, tan profunda y a la vez tan sutil, que nos pondrá en el lugar de simples observadores de la privacidad ajena.

De referencia incluso en su mirada feminista, de la mano de una protagonista que reflexiona allá a comienzos del siglo XX sobre los mandatos patriarcales en una sociedad marcada por el machismo, “Gente conmigo” es una novela inolvidable, de lectura serena y precisa, que se distingue del resto por su intensidad y una delicada invitación a los universos privados del ser humano.

  • Si te interesa conseguir esta novela, como otras de la colección «Narradoras argentinas», te invitamos a ingresar a nuestra Tienda On Line  

 

Florencia Vercellone

Read Previous

Novedades editoriales

Read Next

“Sombra y hueso”, otro desembarco en la TV de un fantasy juvenil que antes fue best seller