fbpx

El poder de la amistad femenina

Hace ya un tiempo desembarcó en Netflix la serie “El baile de las luciérnagas”, una linda historia basada en la novela homónima de Kristin Hannah. 
Dos amigas se conocen durante la adolescencia y hacen un juramento que intentarán sostener a lo largo de toda su vida.

Desde su debut, la serie “El baile de las luciérnagas” se instaló en el top ten de lo más visto en Netflix. Se trata de una serie de solo 10 capítulos basada en la exitosa novela de Kristin Hannah (la misma autora de “El ruiseñor” que también se prepara para su desembarco en la pantalla grande durante 2021).

Esta es una conmovedora y sincera historia de amistad, que sigue los pasos de dos mujeres: Kate Mularkey y Tully Hart.

Kate y Tuly se conocen en la adolescencia. La primera es la típica nerd a la que nadie registra en el colegio; la segunda es una chica sexy que llega al pueblo y que no tarda en ganar popularidad. Aunque son muy diferentes, poco a poco se va gestando entre ellas un hermoso vínculo.

Kate tiene una linda familia (con algunos secretos que se irán develando en la historia). Tully en cambio intenta mantener su perfil de chica genial e inteligente, aunque a puertas adentro debe sostener a una madre adicta.  

Las dos chicas, que viven en esa calle donde las luciérnagas brillan en las noches de verano, irán atravesando distintas situaciones: dolor, alegría, complicidad, aventuras, amores, peleas, secretos… La lealtad y el cariño sincero que las une serán el sostén para mantener, a lo largo de 30 años, ese pacto que alguna vez se hicieron: transformarse en reconocidas periodistas.

Tully se transforma en una estrella, Kate en una madre de familia que pasado algunos años decide volver al ruedo y retomar su profesión. Las diferencias entre ellas siempre están latentes, como así también el poder de esa amistad que las ha sostenido en los momentos más complicados.

La serie no se estructura en un relato lineal, sino que va reconstruyendo las distintas etapas de la vida de Kate y Tully (adolescencia, juventud y adultez) a partir de fragmentos que, al unirnos, nos hacen entender esas pequeñas subtramas que se esconden detrás de la trama principal.

Uno de los puntos fuertes de la serie es la muy buena química de ambas duplas protagónicas: Ali Skovbye y Roan Curtis (en los roles de Tully y Kate adolescentes) y Katherine Heigl y Sarah Chalke (en dichos roles durante la juventud y adultez).

Cabe destacar que la serie termina con una ruptura entre ambas amigas, no se explica la causa, aunque quienes leyeron el libro ya lo saben (no vamos a spoilear solo decir que tiene que ver con un programa que Tully saca al aire y en el que expone de manera desmedida a Kate). Al parecer ese final semi abierto será el puntapié para una segunda temporada en la que queda mucho aún por contar, ya que en la novela original esa ruptura genera cambios y trae aparejadas otras situaciones que volverán a unir a las amigas.

Una linda historia que ahonda sobre el poder de la amistad femenina, esa que se sostiene en el tiempo y atraviesa todas las adversidades.

 

Fernanda Pérez

Read Previous

El rescate de la historia migratoria a través de la gastronomía

Read Next

Gabriela Margall: “Me gusta que en el primer capítulo se reflejen todos los conflictos de la novela”