fbpx

“El otro hermano”, una cita cinéfila con la literatura de Carlos Busqued

A mitad de semana, la noticia sobre la muerte del escritor argentino cayó como agua fría. Por eso, como una forma de rendirle homenaje, desde la sección Libros que traspasan el papel te recomendamos este filme de Adrián Caetano basado en su novela "Bajo este sol tremendo" –disponible en Netflix- como una forma de invitarte a descubrir su tremenda y particular narrativa.

Cuando allá por el 2008, su novela “Bajo este sol tremendo” quedó entre los diez finalistas del Premio Herralde, nadie había escuchado su nombre. Carlos Busqued era un anónimo dentro del mapa literario argentino, y quizás fue esa particularidad la que permitió que su salto del barro a las estrellas se aún más extraordinario.  

Hasta el momento se consideraba un gran lector e intrépido escritor, que se animó a dibujar una novela sórdida, con personajes oscuros y una trama que huele a thriller y drama contemporáneo, para enviar nada más ni nada menos que a Anagrama porque se consideraba fanático del sello. Nacido en el Chaco y radicado en Córdoba desde su adolescencia hasta entrada su adultez, Busqued se ganaba la vida dando clases de ingeniería, luego de haberse recibido en la UTN. Poco tenía que ver con los círculos académicos de las letras ni los universos intelectuales donde los autores se suelen autolegitimar unos con otros. Busqued, en cambio, pertenecía a las calles donde habitaban esos personajes creados por él y que habitaron sus libros, y que en poco tiempo treparon en popularidad, convirtiéndose en inolvidables para la literatura contemporánea argentina.  

Por eso la gran sorpresa fue cuando el propio Jorge Herralde lo contactó y le dijo que se había enamorado de su manuscrito. “Cuando me escribió (Jorge) Herralde me caí de culo. Me dijo que estaba entre los diez finalistas y que independientemente del resultado quería publicar la novela”, dijo en alguna oportunidad Busqued para Página 12 y agregaba: “Leo tirando a poco y soy medio vago. Pero la mayoría de los escritores que me apasionaron publicaron en Anagrama. Yo no sabía ni cómo contestarle el mail a Herralde. Esperé dos días; le dije que era un honor, pero tampoco quería que se me notara que se me caían las medias. Herralde tardó una semana en responderme y yo pensé que se había arrepentido”.

Pero no lo hizo, y como había prometido, a pesar de no haber conseguido el primer premio, “Bajo este sol tremendo” llegó a las librerías en 2009. Ocho años después, en 2017, esa historia ambientada en un pequeño pueblo del Chaco, provincia desde donde era oriundo Busqued llegó al cine, de la mano del uruguayo radicado en Argentina Adrián Caetano, un director que ya había mostrado su talento con relatos violentos, lúgubres y despiadados que sacuden a los espectadores con películas como “Pizza, birra, faso” (1998), “Crónica de una fuga” (2006) o “Un oso rojo” (2002) o la serie “Tumberos” (2002), y actualmente con “El marginal”.

La historia

Protagonizada por Adrián Hendler y Leonardo Sbaraglia, la trama hace foco en dos personajes que se muestran antagónicos, pero no lo son tanto. Por un lado Cetarti (Hendler), un tipo apático, que parece vivir al margen de todo y pasa sus días de desempleados viendo TV y fumando marihuana en su casa desvencijada y Duarte (Sbaraglia), un prototipo de matón de excelente apariencia, ex suboficial militar, que maneja un pequeño pueblo trenzando los hilos invisibles que unen a sus habitantes.

Ambos se conocen de manera azarosa, cuando Cetarti llega a Lapachito (una localidad perdida en el Chaco, donde no solo el sol es tremendo) para reconocer los cuerpos asesinados de su madre y hermano, a quienes no veía desde hacía años. Anhelando nada más que un seguro de vida que le dijeron que su madre había tramitado, Cetarti se inmiscuye en la cuestión tratando de realizar todo lo antes que pueda para viajar con destino a Brasil y olvidarse de lo sucedido. Sin embargo, Duarte aparecerá en el camino, haciéndole saber que para resolver los tantos, lo “mejor” será aliarse con él. De a poco, Cetarti descubrirá que Duarte no sólo es un tipo sin principios ni códigos, sino que tenía un vínculo sumamente estrecho con el asesino de su familia.

Carlos Busqued fue un escritor que siempre dejó en claro que su mirada estaba puesta en los tipos comunes, en los costados abominables, temibles y despiadados que pueden encerrarse en cualquier hombre o mujer, por el simple hecho de convivir en este mundo. Y eso se refleja en “Bajo este sol tremendo”, y por lo tanto en “El otro hermano”.

Se trata de un relato sórdido con personajes amorales, perdidos, agobiados, desinteresados por su entorno y que no son más que el reflejo de una Argentina post dictatorial que aprendió a mirar y quedarse callada. A saber lo que ocurre, pero ni siquiera hacer una mueca para avisar al de al lado lo tremendo que está pasando.

La impotencia que genera el poder establecido (sin vínculo ni historia previa) entre un tipo como Duarte (oscuro soldado de las fuerzas policiales años anteriores) ante el apático Cetarti al que lo único que le importa es sobrevivir en un mundo hostil y solitario, es tan brutal que se mantiene en el tiempo y en la piel de los espectadores aun cuando la película haya terminado.  

Con excelente crítica nacional e internacional, “El otro hermano” consiguió alzarse con el Cóndor de Plata al Mejor Actor (2017), Leonardo Sbaraglia y Premio Sur a mejor actor de reparto a Pablo Cedrón. Al elenco lo completan Alian Devetac, Alejandra Fletchner, Erasmo Olivera y Ángela Molina.

“El otro hermano” es un filme basado en “Bajo este sol tremendo”, que más allá de algunas diferencias en su trama es un interesante invitación a descubrir la literatura de Busqued, un escritor que se fue demasiado rápido (llegó a editar un libro más, “Magnetizado” en 2018) pero que caló hondo en la narrativa nacional.

Florencia Vercellone

Read Previous

¿Qué podemos hacer durante Semana Santa en Córdoba?

Read Next

Novedades editoriales