fbpx

“El diablo a todas horas”, la inquietante película basada en la novela de Donald Ray Pollock

El filme desembarcó hace unas pocas semanas en Netflix. Se trata de un drama gótico y violento, que indaga sobre la oscuridad del alma humana y el fanatismo religioso en un pueblo infernal.

Hace unas pocas semanas, desembarcó en Netflix la película “El diablo a todas horas” basada en la novela homónima de Donald Ray Pollock.

De la mano del gótico norteamericano, el libro construye un retrato sobre la violencia y el fanatismo que puede esconderse aún en el pueblo más “tranquilo” de los Estados Unidos. La historia transcurre en Ohio. Allí, un veterano de guerra se ve envuelto en la desesperación y la locura a causa de un cáncer que está acabando con la vida de su mujer. Para evitar su muerte, abraza una fe irracional y realiza sacrificios sanguinarios junto a su hijo Arvin (el gran protagonista de la novela). Su único objetivo es lograr un milagro. Pero el milagro no llega. En ese contexto emergen personajes sórdidos y oscuros como el de un predicador demente, un policía corrupto, una pareja de asesinos seriales… Todo en la supuesta calma de ese lugar en donde Arvin decidirá instalar su propia perspectiva de la justicia.

La novela de Donald Ray Pollock, que fue promocionada como “Una historia no apta para almas sensibles”, se transformó en la gran fuente de inspiración del director Antonio Campos quien trabajó de manera directa con Pollock para llevar a la pantalla la esencia del aclamado libro.

Aunque al inicio del filme logra plasmar el clima intrigante y oscuro del texto original, de la mitad hacia el final se vuelve un tanto aburrido, tal vez porque se extiende un poco más de la cuenta.

Si bien las críticas no le fueron muy favorables, sí hubo coincidencias en destacar la buena actuación de Tom Holland, aquel niño que nos conmovió en “Lo imposible” y que ahora se pone en la piel del joven Arvin.

El elenco se completa con Robert Pattinson, quien construye un creíble religioso fanático y libidinoso,  Mía Wasikowska y Bill Skarsgard, entre otros.

“El diablo a todas horas” no es una película simple de tolerar -por su trama, su violencia real y simbólica y por su lentitud- pero seguramente los fans de la novela de Donald Ray Pollock disfrutarán de esta historia oscura e inquietante.

Fernanda Pérez

Read Previous

5 razones para leer “Soja en las banquinas”

Read Next

“Los recursos de la novela policial encajaban con el relato que quería contar”