fbpx

CEDILIJ transforma a su tradicional jornada en una des/jornada

Por 11º año consecutivo, el Centro de Difusión e Investigación de Literatura Infantil y Juvenil (CEDILIJ) realizará su encuentro anual de capacitación y actualización.

A causa del COVID, se hará de manera on line y tendrá como invitados a Roger Mello, María Wernicke,  Istvansch, Daniel Goldin, María José Ferrada, Cristina Macjus y María Teresa Andruetto, entre otros.

Desde hace 11 años el CEDILIJ (Centro de Difusión e Investigación de Literatura Infantil y Juvenil), realiza su Jornada Anual de Capacitación y Actualización, destinadas a maestros en formación, docentes de todos los niveles, bibliotecarios, mediadores de lectura, promotores culturales y profesionales de áreas vinculadas a la literatura, la educación y las infancias.  

En el contexto actual será con modalidad virtual, lo que motivó a sus organizadores a denominar esta edición como Des/Jornada aludiendo a un cuento  de Gianni Rodari. Además, el eje temático será “La vieja costumbre de inventar mundos”.

En el marco de la actividad participarán los ilustradores Roger Mello (Brasil), María Wernicke e Istvansch (ambos de Argentina), Daniel Goldin (editor, ensayista y gestor cultural mexicano), la poeta chilena María José Ferrada, las escritoras argentinas Cristina Macjus y María Teresa Andruetto y especialistas de CEDILIJ.

Las Des/Jornadas se desarrollarán desde hoy jueves 19 hasta el sábado 21.  

Para conocer un poco más sobre esta edición dialogamos con Susana Allori de CeDILIJ.

– ¿Cómo viven el desafío de hacer esta actividad bajo la modalidad virtual?

-Como su nombre lo indica lo llamamos Des/jornadas, apelando al cuento de Gianni Rodari. de quien se cumplen 100 años de su nacimiento. Ese fue un cuento que realmente impactó tanto en la producción de historias para chicos como por su gran aporte en la gramática de la fantasía. Así que, a partir de eso, apelamos a la idea de Des/Jornada.

-Sus jornadas tienen la particularidad de generar mucha cercanía, ¿cómo van a resolver eso desde lo online?

-A nosotros nos gusta que nuestras jornadas generen encuentros de dimensiones humanas, donde sea posible aprender, reflexionar, pensar, sin perder el contacto interpersonal  entre quienes  se interesan por esta temática. Por eso es tan grande el desafío de la virtualidad. Esto nos hizo pensar mucho en cómo armarla y a partir de eso definimos algo diferente.

-Es decir una jornada con la marca de este 2020, signado por la pandemia.

-Pensar producciones asociadas con la infancia y los jóvenes siempre está atravesado por la mirada de infancia de cada adulto, de cada época. Y esta es una época en la que nos des/pensamos y des/armamos… Por eso consideramos que en este contexto era bueno hacerlas.

-En cuánto a lo formal, ¿cómo armaron las actividades de estos tres días?

-Habitualmente hacemos una jornada con la estructura de encuentro en la que participan algunas personas que tienen algo que nos parece interesante de escuchar. Después también tenemos actividades simultáneas que son encuentros más pequeños, cuyas propuestas están más vinculadas a la dinámica taller. Pero en esta versión virtual, esa  modalidad no es posible.  Por eso las actividades simultáneas  están pensadas como encuentros para compartir asuntos referidos a las producciones actuales de libros para niños y jóvenes… Es decir, espacios  sostenidos más en conversación e intercambio de libros.

En esta edición vamos a tener la participación de referentes como Roger Mello, María Wernicke, Istvansch, Daniel Goldin (Editor, ensayista y gestor cultural mexicano), la poeta chilena María José Ferrada, las escritoras argentinas Cristina Macjus y María Teresa Andruetto

-El lema de esta edición es “La vieja costumbre de inventar mundos”, ¿porqué trabajaron sobre esa idea?

-La vieja costumbre de inventar mundos surgió porque es algo común en la historia de la humanidad, y que en estos tiempos de pandemia se puso de manifiesto. Quedó reflejado cómo ese reservorio de historias, esa riqueza psíquica,  simbólica y cultural, nos ha ayudado a reponernos y a inventar mundos que nos ayuden a mejorar este mundo que tenemos bajo los pies. Nos sirve para entender la realidad en la que estamos, no solo la externa, sino también la interna: la personal, la familiar.

-Las jornadas son de enorme valor cultural: adultos comprometidos y pensando en el universo literario de infancias y adolescencias…

-Está bueno que haya adultos que estemos garantizando el acceso a la cultura de las infancias. Y CEDILIJ es producto de un trabajo en equipo (hecho ad honorem), donde aprendemos y estudiamos mucho. Cada especialista que se suma hace un aporte generosos de sus saberes, porque quien trabaja en este campo cultural para las infancias no solo ilustra o narra, sino que también lleva adelante la militancia de promover la lectura.

Fernanda Pérez

Read Previous

“Un buen partido”, una serie que nos traslada a la India de los años ‘50

Read Next

Finde de museos, arte y buena música