fbpx

«Al contrario de los versos de Le Pera, Andy no tiene miedo del encuentro con el pasado»

Tendrá lugar esta tarde la presentación de “Soja en las banquinas”, del cordobés Adrián Savino, novela corta que pertenece a la colección de escritores contemporáneos latinoamericanos del sello Eduvim. En esta nota, su autor nos cuenta los puntos centrales de la historia.

Alejada -después de casi veinte años- de su pueblo de la infancia, Andy, la protagonista de “Soja en las banquinas” (Eduvim) regresa a este lugar para acompañar la agonía y muerte de su padre. Ella, por supuesto, no es la misma. Ha viajado por diferentes lugares, atravesado muchísimas experiencias personales y siente que ha crecido como para observar las cosas del pasado con cierta perspectiva.

Sin embargo, al volver y reencontrarse con escenas que parecen inalterables al paso del tiempo y –sobre todo- personas que le permiten configurar el mapa social del lugar, algo en ella activará la necesidad de relatar un presente que se articula continuamente con su pasado.

Y todo eso que transcurre desde que llega, será escrito en una especie de bitácora, que atesorará odios, secretos y rencores en la mayor de las intimidades.

En un pueblo remoto de la provincia, que podría ser cualquiera de tantos, donde la agricultura configura no sólo la economía del lugar sino también su idiosincrasia, “Soja en las banquinas”, de Adrián Savino, se despliega como un relato mínimo que indaga acerca de cómo los espacios donde crecemos se quedan anclados en nuestra forma de ver el mundo.

Para hablar de la novela, que se presenta hoy por la tarde en dúplex entre Babilonia y Eduvim, a través de los canales de YouTube y Facebook Live, convocamos a su autor, Adrián Savino (Lic. en Comunicación Social y docente) y le preguntamos sobre dos temas puntuales que atraviesan el relato: el verbo volver, conjugado en diferentes formas; la descripción de emociones en primera persona a través de una diario personal.

Quienes nos vamos a vivir de una ciudad a otra, al trasladarnos entre estas localidades, solemos usar del mismo modo los verbos ir y volver, cuando tienen sentidos totalmente diferentes. La protagonista no va al pueblo de su infancia, sino que vuelve, con todo lo que eso implica. ¿La historia está atravesada –en parte- por el sentimiento de saber que somos esos que dejamos en algún lado?

-Al contrario de los versos de Le Pera, mi impresión es que Andy no tiene miedo del encuentro con el pasado. Su afección está en otro lado, en la pérdida quizás, y la historia trataría entonces sobre cómo, cuando no nos encontramos ni sabemos a ciencia cierta quiénes somos, esos lugares a los que volvemos pueden darnos alguna respuesta.

El relato está plasmado en un diario que escribe la protagonista, ¿por qué utilizar ese formato tan clásico de la literatura? ¿Es un guiño a algunas lecturas?

-El formato diario tiene como fuente principal no tanto a mis lecturas como a mis escrituras. Mis cuadernos de anotaciones están todos fechados, lo que los convierte técnicamente en diarios. Allí estaría para mí la materia prima formal de este relato, sumada a la intuición de que era la mejor manera de abordarlo.

Por último, le preguntamos:

La novela es una reedición, ¿qué sentís al reencontrarte con historias que escribiste hace un tiempo? ¿te sentís tentado de corregirla?  

-Una vez que doy por concluido un texto, creo que comienza un proceso en el cual voy dejando de ser un lector muy especial del mismo, para convertirme gradual y progresivamente en uno más. Por eso me cuesta mucho modificarlos, son como la foto o la película de un momento sensible y siento que al intervenirlos, estoy profanando un orden que me impone un profundo respeto. A Soja, por ejemplo, no le toqué absolutamente nada.

Presentación

La presentación de “Soja en las banquinas” de esta tarde contará con la presentación del autor, quien estará acompañado por su editor Alejo Carbonell y la escritora y periodista Fernanda Pérez, de Babilonia Literaria y el escritor y editor Javier Quintá.  

Te dejamos a continuación, el link para disfrutar del comentario escrito por Fernanda Pérez donde nos cuenta 5 razones para leerla.

Babilonia Literaria

Read Previous

Se prenden las luces del «Festival de Lecturas y Libros» en Córdoba

Read Next

«The Crown», en foco