fbpx

Entre la incertidumbre de lo inquietante y la certeza de lo inevitable

«Diecinueve garras y un pájaro oscuro” reúne una serie de cuentos de la escritora Agustina Bazterrica. 
En estas páginas la autora despliega una serie de textos que transitan entre el drama, el suspenso y la sordidez, haciendo foco en las oscuridades del alma humana.

“El lobo está inquieto detrás del vidrio que lo cubre”… Así empieza uno de los cuentos, y ya no hay duda. Lo feroz y lo temible acecha. Tal vez en un esquina, tal vez detrás del vidrio de un auto, tal vez en el sitio menos esperado. No hay sorpresas, sino la certeza de que lo indeseado, de aquello que no queremos que suceda,  indefectiblemente sucederá.

Varios de los relatos que dan vida a “Diecinueve garras y un pájaro oscuro” de Agustina Bazterrica, se sostienen en esa lógica. Juegan entre la incertidumbre de lo inquietante y  la certeza de lo inevitable. “Simetría perfecta” o “Las solitarias” son también algunos de los logrados textos que se mueven en esa línea. La destreza literaria de la autora está justamente en esa sutileza para crear climas. La sensación de angustia, la morbosidad de los ritos… No es el final –ni siquiera la muerte- lo más temible, sino más bien cómo estos personajes son empujados a ese punto: a veces por elecciones personales y otras porque tal vez el destino jugó sus cartas.

El drama de “Tierra”, la tensión de “Roberto” o el encierro sofocante de “Un agujero escondido en una casa”, dan cuenta de una autora que indaga sobre las oscuridades de alma humana. El abuso, la condena, el cautiverio, no se narran de manera directa y obvia, Bazterrica deja pistas para que el lector construya todo lo demás.

En estos cuentos también emergen esos caminos en los que razonamiento se bifurca para volverse algo absurdo y demencial. La obsesión de un joven por una actriz (o más bien una extra de una película clase B) llamada Elena-Marie Sandoz, la joven que busca la perfección de la circunferencia aún en su propio cuerpo, la pasajera que imagina -¿imagina?- la vida secreta de su taxista o lo que despierta en un vecino el golpe seco de un cuerpo al caer, son algunas de las excusas de Bazterrica para ahondar -con enorme destreza narrativa- por esos pasadizos oscuros y enfermos del alma humana.  

En medio de la sordidez de estos relatos, también aparece el humor. “Rosa Bombón” es una genialidad que pone en jaque todos los clichés que pueden rodear al mundo del amor y la pasión desenfrenada. “Anita” y “Teicher y Nietzche” son también textos que siguen en esa línea. Aunque haya cierto halo de tragedia, es imposible no sonreír al leerlos.

“Diecinueve garras y un pájaro oscuro” es un muy buen libro que –como su nombre lo indica- puede desgarrarte las certezas y dejarte la inquietud de un aleteo incesante.

El dato

Este libro recupera y reedita algunos de los cuentos que antes de la premiada novela “Cadáver exquisito”, Agustina Bazterrica publicó con el sello cordobés Alción bajo el título “Antes del encuentro feroz”.

Aquí también suma nuevo material, como es el caso de “Las solitarias”. 

 

Fernanda Pérez

Read Previous

Novedades editoriales

Read Next

Estrenos de «Libros que traspasan el papel»