“Quería contar una historia sobre el flagelo de la esclavitud”

En el mes de septiembre, Andrea Milano sacó su nueva novela “Derramarás lágrimas de sangre”, un relato histórico-romántico que nos traslada al Brasil de 1860.

En un período  histórico marcado por las crueldades de la esclavitud pero también por las ideas libertarias, Andrea Milano construye una gran historia de amor. 

Ese Brasil esclavista de 1860 será el contexto que cruzará las vidas de María Graça Esteves y Dimas, dos seres que pertenecen a mundos antagónicos pero que se verán envueltos por una pasión arrolladora y prohibida.

Acompañando el lanzamiento de “Derramarás lágrimas de sangre”, la escritora cuenta a Babilonia algunos detalles de su nueva novela.

-¿Cómo nació la idea de escribir esta novela? 

-Era una historia que tenía guardada en una carpeta y que había bocetado allá por el 2016 después de la publicación de “Embrujo gitano”. Aunque quedó muy poco de la trama original, la idea principal siempre fue la de ambientar una novela en el Brasil esclavista. Después de la publicación de “En brazos de mi enemigo” y de “Alma gitana”, sentí que era hora de rescatar ese boceto y convertirlo en una novela.

-¿Porqué decidiste dedicarte de lleno a la temática de la esclavitud, en esa Brasil de 1860?

-Siempre fue un tema que me interesó como lectora y también como consumidora de telenovelas brasileñas de época. Quería contar una historia en donde el flagelo de la esclavitud, pero también los ideales libertarios, tuviesen un fuerte peso dentro de la trama. 

-¿Cuáles fueron las mayores dificultades de la investigación histórica?

-La verdad es que no me encontré con grandes dificultades a la hora de documentarme para la novela. Mientras trabajaba en otros proyectos, iba adquiriendo textos sobre la historia de Brasil, sobre la historia del café, etc… Incluso conseguí una edición en portugués de “La esclava Isaura”; así que cuando llegó la hora de escribir “Derramarás lágrimas de sangre” contaba con bastante material de investigación.

-¿Qué podés contarnos de los protagonistas? 

-Sin revelar demasiado para aquel que todavía no la leyó, les puedo contar que los protagonistas son María Graça Esteves y Dimas. Ella es una señorita de sociedad de la que se espera, cumpla con las expectativas de sus padres. O sea: la de casarse bien y convertirse en una buena esposa. Sin embargo, María Graça, lejos de ser una jovencita sumisa, actúa impulsada por sus propios deseos y se rebela ante las imposiciones de su familia cuando se enamora perdidamente de Dimas, uno de los esclavos del cafetal de su padre. Él es un mulato con ideales libertarios que sueña con la abolición y con conquistar el corazón de su “sinhazinha” .

-¿Cuál fue el mayor desafío de construir una historia de amor entre dos seres de mundos tan diferentes?

-Sin dudas, el mayor desafío a la hora de contar la historia de un amor prohibido entre dos personajes tan diferentes, es lograr que resulte creíble, que más allá del hecho de que se trata de una muchacha de buena familia que termina enamorándose de un esclavo, ese amor que parece condenado a morir antes de nacer, logre sostenerse a lo largo de la novela. Por supuesto, sorteando varios obstáculos para poder llegar finalmente a concretarse. Me gusta mucho jugar con esas diferencias. Ya lo había hecho en “Embrujo gitano” y creo que le da otro matiz a la historia.

-¿Con qué va a encontrarse quien decida leer «Derramarás lágrimas de sangre»? 

-“Derramarás lágrimas de sangre” es una novela que tiene los condimentos necesarios para que los amantes del género se sientan atrapados en sus páginas.  Es una historia de asesinatos y de venganza; de mentiras y de sueños libertarios. Sobre todo; es la historia de un amor prohibido entre dos personajes que se eligen a pesar de las diferencias y a la condena de la sociedad. Por primera vez decidí traspasar las fronteras de mi país y crear esta nueva aventura literaria, ambientada en el Brasil esclavista del siglo XIX.

Fernanda Pérez

Read Previous

Dos historias juveniles que traspasaron el papel

Read Next

“Cobra Kai”, con la nostalgia de los ’80