“Mi manera de comunicarme y de sanar cuestiones dolorosas siempre fue la escritura”

Anabella Franco acaba de publicar con el sello VeRa “Háblame de amor”, una historia profunda y sanadora que parte de vivencias cercanas a la autora. “El mayor desafío de este libro es presentarlo en público, porque es muy personal y me siento muy expuesta”.

Sanar. Creer. Dejar. Esos conceptos transitan las páginas de este libro que de la mano del género romántico se sumerge en temas profundos como la maternidad, la pérdida, la esperanza, la muerte, el dolor, lo irreversible y, obviamente, el amor. 

Anya y Renn vienen de mundos distintos. Ella es norteamericana. Él colombiano. Ella cree que lo ha perdido todo. Él está dispuesto a perderlo todo para salvar el tesoro más preciado: su hijo Em. La vida los cruza. Hacen un acuerdo que poco a poco los llevará a descubrir la fuerza sanadora del amor, la importancia de creer en los milagros y la valentía de dejar que la vida nos sorprenda.

En diálogo con Babilonia, Anabella Franco cuenta algunos detalles de “Háblame de lo invisible”, libro al que ha definido así: “Esta novela nace del dolor pero también de un sueño revelador, de esos que nos impulsan a luchar por lo que queremos y que nos representa como mujeres de hoy”.

-El libro adjunta una dedicatoria a las lectoras. Allí indicás que este título es especial para vos, cercano a tus vivencias y emociones. ¿Cómo se logra trasladar eso tan personal a una obra literaria?

-Transformar un proceso personal en ficción es escribir con el alma más que con la razón. Mi manera de comunicarme y de sanar cuestiones dolorosas siempre fue la escritura. Por eso, escribir fue el camino para el duelo que dio origen a este libro. Sin embargo, recién supe qué forma darle a esta historia cuando soñé una escena en particular que encontrarán dentro de la novela, esa en la que Anya camina con Lucy por un parque.

-Hay tres palabras fuertes que aparecen en la sinopsis de «Háblame de lo invisible»: sanar, creer y dejar… ¿Cómo funcionan esos conceptos en la trama?

-Ambos protagonistas deben sanar pérdidas irreparables. También creer que la vida a veces nos presenta un camino diferente del que planeamos, pero igualmente maravilloso. «Dejar» tiene relación con permitir que eso suceda.

Personajes

Anabella Franco construye una pareja creíble y adorable. Es imposible no empatizar con ellos. Anya, aunque parece vulnerable, es fuerte, una luchadora. Renn, aunque parece fuerte, es sensible  y tierno. Aquí, la autora pone a jugar a esas nuevas masculinidades que están en las antípodas de los estereotipos machistas. Un valor sin dudas en estas páginas y en las nuevas narrativas que emergen en el género romántico.

-Ya haciendo foco en los personajes: ¿cómo fue construir a Anya? ¿Qué querías destacar de ella, de su historia?

-Anya es una mujer real, que ha perdido mucho de lo que deseaba, por lo tanto le cuesta creer que algo bueno llegará a su vida. A pesar de sus dudas, es una luchadora incansable, que hará todo para conservar lo único que le queda después de tantas pérdidas y duelos. Quise destacar en ella la lucha por el deseo.

-En el caso de Renn, ¿cómo fue armar a ese hombre con una historia dura y una paternidad también difícil?

-Durante siglos se ha asociado al padre con la manutención del hogar, con ser el «proveedor». Quería que Renn representara la función del padre que muchas veces queda relegada frente a la otra, la cual tiene que ver con lo afectivo. También quería trabajar el tema de la inmigración, pero que su razón para abandonar su país de origen no fuera oscura o común, sino algo que tuviera que ver con Anya: así llega a la historia Em, su hijo. Es un hombre conectado con sus emociones, con mucha creatividad y capacidad de sanación.

-Hablame de lo invisible habla de «ahijar»… ¿Qué le aporta esa perspectiva a tu escritura y a esta obra en particular?

-Creo que esta novela se trata de ahijar en todas sus formas, sin cerrarnos en una concepción de maternidad o de paternidad única. Me parece que este tema le aporta a mi escritura una perspectiva emotiva y conmovedora que, al final, nos deja una sensación de luz y de esperanza. Deseo que cierren este libro con la sensación de que les llegó al alma.

-¿Cuál fue el mayor desafío de escribir este libro?

-En realidad, el mayor desafío es presentarlo en público, porque es muy personal y me siento muy expuesta.

-¿Con qué se van a encontrar las lectoras y lectores en estas páginas? 

-En «Háblame de lo invisible», las lectoras y lectores encontrarán a una mujer y a un hombre reales, fuertes y también sensibles, con características complementarias que los hacen un gran dúo.

Anya dejó su trabajo como tripulante de cabina para convertirse en madre. Después de muchos tratamientos de fertilización asistida, logra quedar embarazada, pero pierde el bebé y la posibilidad de ser madre biológica. Además, su esposo le pide el divorcio y su madre muere. Hereda de ella una cadena de pastelerías al borde de la quiebra que defenderá con todo su ser.

Por otro lado tenemos a Renn, un inmigrante colombiano que necesita la ciudadanía estadounidense con urgencia para intentar salvar la vida de su hijo enfermo gracias a un proyecto experimental que se desarrolla en Houston, Texas.

Anya y Renn se asocian en un intento por salvar lo que más les importa, sin imaginar que el destino les depara el enorme desafío de sanar lo imposible, creer en los milagros y dejar que la vida los sorprenda.

Fernanda Pérez

Read Previous

Se inauguró en la Legislatura la muestra «Nuestro estilo cordobés»

Read Next

Novedades editoriales