babilonia logo

¿Expectativa o curiosidad? Sensaciones en la previa del estreno de la serie de “Cien años de soledad”

Con tráiler oficial pero sin fecha de estreno en Netflix, la adaptación del inolvidable libro de Gabriel García Márquez ya está en agenda internacional. Desde Babilonia salimos a preguntar  -desde la Academia hasta las librerías, pasando por los lectores- cuáles son las expectativas y las dudas ante el desembarco de un relato tan original como complejo que inauguró el género del realismo mágico en Latinoamérica.  

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el Coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

Inolvidable, inmensa, potente.

Así comienza a desovillarse una de las mejores historias de la literatura universal, la que terminó de catapultar a su autor dentro del “boom” de los ´60 y le permitió (junto al resto de su obra) obtener el premio Nobel en 1982 y ubicarlo, por lo tanto, entre los escritores latinoamericanos más leídos en todo el mundo.

Hablamos de “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez (1927-2014), de este relato surgido en el pueblo de Macondo que hasta hoy sigue representándose en la imaginación de millones de lectores, pero que dentro de poco tiempo se plasmará en la TV en formato de miniserie inaugurando otra forma de encontrarse con sus escenas y personajes.

La elección del primer párrafo de la novela no es azaroso. Ese fragmento, tan punzante, tan crucial para el desenlace de la trama, fue también el elegido para que comience a correr el tráiler de lo que será sin duda uno de los desembarcos de peso en el streaming 2024, adaptando nada más ni nada menos que un clásico ¿un intocable? que puede ser todo un riesgo llevar a la TV.

¿Cuánto se pone en juego a la hora de traspasar a la pantalla un relato inclasificable como “Cien años de soledad”? ¿Qué se gana y qué se pierde? ¿Cómo elegir los puntos clave para que los lectores no se sientan defraudados? ¿Es la frustración del lector lo que –quizás- menos tienen en cuenta los productores a la hora de pensar una adaptación?

Muchos son los interrogantes que se nos vienen a la cabeza cuando observamos, impacientes, las primeras imágenes reales de ese Macondo fantástico que nos relató García Márquez en sus páginas como también de los rostros personificados que dan vida a los complejos personajes cincelados por su imaginación o de las escenas teñidas de realismo mágico.

Por eso desde Babilonia quisimos abrir el juego y consultar a diferentes voces acerca de este estreno, para entender qué se espera, o se teme, o se proyecta en la audiencia detrás de esta megaproducción rodada íntegramente en Colombia, que se anunció con bombos y platillos hace cinco años y cuenta con el aval de toda la familia del gran “Gabo”.

Con ustedes, el coronel Aureliano Buendía.

La serie

Como dijimos, fue en 2019 que se anunció que “Cien años de soledad” sería adaptada a la TV en formato de serie (con 16 capítulos), y que son los propios hijos del autor (Gonzalo y Rodrigo) quienes estuvieron en la difícil tarea del traslado del papel a la pantalla, tarea que -vale decir- nunca fue aceptada en vida por su padre. Ambos hace tiempo vienen haciendo carrera en diferentes disciplinas artistas y es justamente Rodrigo, cineasta consagrado (‘Cosas que diría con sólo mirarla’, ‘Madres e hijas’ ‘Raymond & Ray’) quien estuvo a cargo de la producción general.

Según las noticias que dejaron trascender, la misma contó con un casting de miles de personas para interpretar las siete generaciones del linaje de la familia Buendía, que finalmente estarán representadas por Claudio Cataño (Coronel Aureliano Buendía adulto), Jerónimo Barón (Aureliano Buendía niño), Marco González (Jose Arcadio Buendía), Leonardo Soto (José Arcadio hijo), Susana Morales (Úrsula Iguarán), Ella Becerra (Petronila), Carlos Suaréz (Aureliano Iguarán), Moreno Borja (Melquiades), Santiago Vásquez (Aureliano Buendía adolescente).

El proyecto cuenta además con la dirección de la colombiana Laura Mora y el argentino Alex García López, ha sido realizado íntegramente en español y filmada en Colombia, en diferentes ciudades y pueblos.

Netflix si bien ya presentó el tráiler oficial, aún no marcó la fecha de estreno en el calendario, aunque todo indica que sería a mediados de año. Mientras tanto, esperamos.

Imágenes del rodaje brindadas por Netflix.

Mirada crítica: la novela vs. el guion

Quienes escriben y quienes dirigen saben que una historia jamás puede ser contada de la misma manera por dos lenguajes tan diferentes. La literatura es un arte y el cine es otro, cada uno con sus modos de decir y silenciar, por eso un relato por más que busque fidelidad al original, tiene sus variaciones. Al final y al cabo de eso se trata, de encontrar las mil y un formas de narrar algo. Por eso el riesgo es (muy) grande cuando hablamos de un clásico como Cien años de soledad, un libro que ha vendido más de 50.000 millones de ejemplares y que marcó otra forma de hacer literatura.

Licenciada en Letras y docente, Sandra Curetti, conocedora, lectora avezada y crítica de la obra de García Márquez, dice estar expectante e “intrigadísima” por el desembarco de la adaptación y que lo primero que siente es “miedo y una buena dosis de incertidumbre”.

“No es fácil adaptar una novela de esa envergadura, que recorre tantos años en la vida de una familia y con sucesos tan curiosos como difíciles de plasmar…”, señala Curetti y apunta que a grandes rasgos, el primer escollo es congeniar justamente el lenguaje audiovisual tan concreto, con la voz narrativa tan simbólica y original del autor.

“Creo que lo más complejo debe haber sido la transposición del lenguaje literario al cinematográfico. G. Márquez nos ofrece escenas abundantes en detalle, donde cada elemento cuenta para recrear la atmósfera que necesita crear en la mente de sus lecturxs. Lo propio del Realismo Mágico es lo que, justamente, supone un riesgo. Algo de este orden pasó con la adaptación al cine de La casa de los espíritus,  de Isabel Allende, porque Hollywood y la línea de realización mainstream suele no captar algunas sutilezas o las «deforma».

¿Será que la adaptación busca justamente simplificar esta prosa densa para aquellos que aún no se han animado a la literatura de García Márquez? Curetti da su opinión: “Creo que se hizo pensando en que, si sale bien, será una epopeya cinematográfica…y si no sale tan bien, igual recaudará bastante como para celebrar la valentía en grande. ¿Y lxs lectorxs? ¡Bien, gracias!”

Lectores + espectadores= todos ganan

Desde hace años los informes acerca de los consumos culturales globales coinciden y señalan que si existe una dinámica social que le ha quitado público a la literatura es justamente la TV, o hilando más fino, las propuestas de streaming. El boom de plataformas como HBO, Netflix, Amazon, etc etc, han absorbido con creces el tiempo libre de millones de personas que antes –quizás- se relajaban de la rutina leyendo un libro. Hablando en concreto, lo audiovisual le ganó al papel aunque, vale decir, sigue habiendo una retroalimentación entre ambas ya que, a pesar de que muchos lectores fanáticos puedan estar en desacuerdo, lo cierto es que una producción (por buena o mala que sea) puede volver a poner en agenda un título y por lo tanto a su autor y toda su obra, activando otra vez la cadena de interés y venta de ejemplares.

Desde Mundo Lectura, una de las librerías más conocidas del centro de la ciudad, Luis Carnero señala justamente que esperan con impaciencia el estreno de la serie en Netflix ya que con seguridad “las ventas de toda la obra aumentará considerablemente y especialmente de Cien años de soledad”.

Recuerda, en tanto, que si bien los libros de García Márquez rotulados ya como clásicos en cualquier librería “se vendieron siempre bien y por supuesto, aumento después de su muerte”, cada vez que un libro adaptado marca tendencia en consumos televisivos, el interés se vuelca en la compra de ejemplares. “La última vez que tuvimos un alza así fue por la producción «Mi otro yo» la cual repercutió directamente con la venta del libro «Este dolor no es mío», de Mark Wolynn, que se nombra en el filme. Hasta el día de hoy se sigue vendiendo y bastante”.

Ante una economía en crisis y un sector editorial atravesado por la baja constante de lectores, la expectativa de aumentar las ventas siempre es una buena noticia en las librerías, sobre todo cuando en su gran mayoría quienes se acercan a los locales –y según lo señala Luis como librero desde hace más de tres décadas-, “son nuevos lectores”, o sea, personas que vuelven a creer en las bondades de las letras.

El casting contó con miles de actores que interpretan a los personajes en las diferentes edades.

Macondo, imposible de representar

Y justamente por los posibles cientos, o miles o millones de nuevos lectores de García Márquez es que Perla Suez, escritora cordobesa de referencia internacional, es que también siente interés por el estreno de “Cien años de soledad”, ya que tiene más que claro que nada puede superar la invención de García Márquez en el papel.

“Siempre los formatos que tenemos implican, cuando se trabaja sobre una obra de ficción, que sea otra cosa. Nunca es lo mismo, a veces puede mejorar y otras no. En el caso de Cien años…, la extraordinaria novela de G. Márquez, que es lo mejor que se escribió en nuestra literatura en esos años en Latinoamérica, lo que resultará en la TV, será otra cosa.

Al menos lo bueno es que implica difusión para gente que quizás no lee. Entonces de alguna manera, si la serie está hecha con calidad, va a ser fantástico, interesante, importante”.

Suez (premio Sor Juana Inés de la Cruz 2015), apunta por esto que, como lectora, aguarda el debut para ver “qué me pasa, pero con la conciencia muy concreta de que la literatura puede ir más allá de lo que puede –en este caso- representar la imagen de un libro tan potente y que ha calado tan hondo en el lector” y agrega: “No tengo expectativas, tengo sí curiosidad, que no es lo mismo. No va a ser nunca el Macondo del texto que te permite interpretar, reflexionar, preguntarte cosas. Las adaptaciones son peligrosas, salvo que las veas –como dije- como otra cosa”.  

 

Sabemos cómo empieza y cómo termina, sabemos la multiplicidad de sus voces, los recuerdos que se trenzan en las siete generaciones de los Buendía, sus locuras, engaños, designios y extrañezas. Somos capaces de rememorar escenas maravillosas y por lo tanto sabemos que nada puede ser tan potente como nuestra imaginación. Sin embargo, esperamos ansiosos el estreno para observar, recordar, criticar y, una vez más, volverla a leer.

Read Previous

Novedades editoriales (para chicxs y no tan chicxs)

Read Next

Novedades editoriales (novelas contemporáneas)