A veces para unir las piezas, es necesario andar y desandar caminos

“Entre senderos de lavanda” es la nueva novela de Mariela Giménez, un relato que ahonda sobre temas como la orfandad, la identidad y la necesidad de reconstruir y aprender a soltar.
Una linda historia que mixtura drama y romance, editada por el sello VeRA.

Un suicidio. Un pasado. Un secreto.

El amor. El dolor. El abandono.

Una carta. Una promesa. Una búsqueda.

Son todas piezas de un mismo rompecabezas, ese rompecabezas que conforma la vida de Anna, la protagonista de esta historia. Ella es una fotógrafa forense que -pese a su dura infancia y compleja juventud- ha logrado construir una existencia relativamente estable. Sin embargo esta estabilidad se quiebra cuando una noche de verano es convocada a fotografiar la escena de un suicidio. En ese momento se le devela una dolorosa verdad: esa mujer que yace muerta es Lili, su madre, la misma a la que hace años no ve.

A Lili tiene todo o casi todo para reprocharle, hasta ese final trágico y doloroso. Sin embargo, ella le ha dejado a Anna una carta. Una especie de legado que le permitirá encontrar algunos retazos de su pasado. ¿Vale la pena buscar respuestas? Anna está convencida que sí, y es por eso que deja todo y se lanza a la bellísima Gordes, un pueblo francés ubicado en la región de Provenza.

Anna necesita conocer sobre su origen, su verdad, su historia. Pero en el camino hallará mucho más que eso. Encontrará una familia, un amor y sobre todo su esencia.

Nuevamente, Mariela Giménez construye una historia adorable y profunda que ahonda sobre cuestiones vinculadas a la maternidad, el abandono, la identidad, la culpa, la vida y la muerte. Lo hace a través de la construcción de personajes sinceros y creíbles. Seres que se nos develan a través de sus contradicciones pero también desde sus deseos.

Ese bello pueblo colgante, rodeado de lavandas, será el lugar en el que Anna recuperará a su abuelo, conocerá a Pascal, descubrirá la verdad y tendrá que aprender a perdonar y soltar para salir adelante.

Son de esos textos que permiten varias lecturas. Una primera capa está centrada sobre la búsqueda de Anna y ese amor que construye con Pascal, un personaje tierno y sensible.

Entre ellos surge un amor poderoso que no escapa a las amenazas de sus historias personales. Hay una especie de contrapunto entre las vidas de ambos: ella ha sufrido el abandono de su madre biológica, él ha sido bendecido con el amor incondicional de sus padres adoptivos.

Pero detrás de esa primera capa de lectura, hay otras subtramas que conviven en el texto: el impacto que puede generar una persona con trastornos psico-emocionales a su entorno; el impacto del amor y el desamor en la vida de un niño o niña; el valor de la familia como un lazo que va más allá de lo sanguíneo; las relaciones sanas que no intoxican ni atan. Son de esos libros cuya ágil lectura no le quita hondura. Hay diálogos y escenas conmovedoras.

Otra linda novela de Mariela Giménez para sumar en nuestra biblioteca (ideal para leer en estos días de aislamiento).

0 Reviews

Write a Review

Fernanda Pérez

Leer Anterior

Novedades editoriales

Leer Próximo

Las fans de Beta Coqueta ya tienen fecha de estreno para “Valeria”