A la sombra de las sombras de Grey

El filme erótico polaco «365 días» tuvo una enorme repercusión en su desembarco en Netflix y obviamente no tardaron en aparecer tanto las críticas como las comparaciones con la popular creación de E.L.James. Cabe destacar que ambas producciones parten de exitosas trilogías literarias.

En nuestra sección Libros que traspasan el papel, abordamos la película polaca que generó toda clase de polémicas. ¿Es una historia de violencia sexual o de amor? ¿La protagonista se enamora realmente o es víctima del Síndrome de Estocolmo? ¿Todo vale en el territorio del deseo? ¿Es un filme que encubre el abuso y el secuestro a través de una errónea idea de romance? Estos son algunos de los tantos interrogantes que desató esta historia que sigue los pasos de «Cincuenta sombras de Grey».

El camino del placer….  

Tras el fenómeno de “Grey” no tardaron en aparecer muchos otros libros enmarcados en la literatura erótica. En ese aluvión es que llegó “365 DNI” de la escritora polaca Blanka Lipinska, una trilogía que comenzó en 2018 con “36 DNI” y “Ten Dzién” y que cerró en 2019 con “Koleine 365 DNI”.

En cuanto llegó a Netflix su versión cinematográfica dirigida por Barbara Bialowas e interpretada por Anna- Maria Sieklucka y Michele Morone, no tardaron en surgir las comparaciones con “Grey”. Claramente la creación de E. L. James ha sido tan popular que eso le jugó un poco en contra a esta historia que, de todas maneras, suele tener algunos puntos más creíbles que su antecesora. 

“365 días” (adaptación de 365 DNI), narra la compleja relación entre Massimo, un joven capo mafia, y Laura, una exitosa profesional polaca. Él se obsesiona con esa mujer cuando, tras sufrir un disparo, lo último que ve antes de perder la conciencia es su rostro. Ella ajena a todo eso, vive una buena vida aunque con cierta insatisfacción sexual y amorosa. En un viaje, él la encuentra y decide secuestrarla. La impone un encierro de 365 días en los que promete no forzarla, ya que su objetivo es que ella lo desee y ame. Desde entonces se instala entre ambos una tensión sexual persistente que sostiene el resto de la historia.

Vale decir que “365 días” repite algunos clichés de Grey (tipo rico y súper sexy que detenta el poder y hace uso y abuso de eso). Sin embargo tiene algunas diferencias que la hacen un poco más atractiva e interesante: Laura no es Anastasia. No se trata de una muchacha virgen, híbrida e incrédula, sino que es una mujer fuerte que se resiste, pelea y que también puede hacer uso de sus armas de seducción para incomodar a Massimo. Fuera de eso, los elementos comunes se suceden una y otra vez, haciendo de la película solo un pasatiempo para los amantes del género.

Cabe destacar que “365 días” tiene un final abierto y confuso que deja el camino preparado a la segunda parte que, al parecer, llegaría el año próximo a Netflix. 

 

Fernanda Pérez

Read Previous

Novedades editoriales

Read Next

Recomendaciones de lectoras voraces