5 razones para no perderse, “IOSI, el espía arrepentido”

A menos de un mes de su estreno en Amazon Prime, esta miniserie argentina ya está en boca de todos. En esta nota te contamos el porqué de su contundencia, de la historia de espionaje real detrás del relato y del libro homónimo escrito por los periodistas Miriam Lewin y Horacio Lutzky que dio pie a esta producción dirigida por Daniel Burman.

Lo que empezó el año pasado con las primeras producciones originales argentinas para Netflix, está claramente explotando este año con nuevas historias que se suman al formato streaming donde relatos nacido, producidos y actuados en esta parte del mundo hacen su debut en la pantalla chica. Hay dramas, históricas, policiales, comedias y ahora llega el turno del género de espionaje.

Hablamos de “Iosi, el espía arrepentido”, una miniserie de 8 capítulos que estrenó a fines de abril en Amazon Prime, dirigida por Daniel Burman, con un elenco de importantes nombres (y un hallazgo actoral) y que despliega un relato sumamente interesante -basado en hechos reales- que atraviesa la vida política nacional de los últimos 40 años. Relato que se desprende del libro homónimo escrito por la dupla de periodistas Miriam Lewin y Horacio Lutzky y que les demandó décadas de investigación judicial y recopilación de datos.

En esta nota, te damos 5 razones para que no la pierdas de vista, y aún más, para que

Natalia Oreiro en la piel de Claudia, único contacto policial del espía para el operativo.

1.Porque es una historia basada en un hecho real, que atraviesa nuestra historia nacional en constante revisión.

El personaje central de esta miniserie es Iosi, José Péres para los miembros de la comunidad judía porteña, o mejor dicho José Pérez, aunque ese nombre lo borró de su consciencia cuando aceptó de los altos mandos policiales, la tarea que cambiaría su vida para siempre. Iosi es un joven tímido y con gusto por las expresiones artísticas, como la música y la lectura y por eso comienza a frecuentar la biblioteca de Mutual Israelita la Capital Federal y se suma al coro de jóvenes que allí funciona, además de trabajar en una tienda de telas.

Eso es lo que se ve, lo que ven aquellos que lo rodean y comienzan a hacerse amigos de él. Sin embargo, Iosi esconde un secreto, Iosi es un agente infiltrado por la Policía de Inteligencia Federal que se disfraza de judío para sacar toda la información que pueda sobre el “Operativo Andinia”, proyecto que los alto y antisemitas comandos policiales de la Argentina de comienzos de los ´80 estaban convenidos que se iba a perpetuar en la Patagonia y que tenía como objetivo crear un territorio (luego Estado independiente) judío en el Hemisferio Sur.

La política nacional, la teoría de conspiración antisemita, la ambición de poder son coordenadas secundarias pero absolutamente necesarias en esta trama, ya que sostienen un relato que atravesará varias décadas y llega a nuestros días.  Cuando los años avancen, él ya haya tenido vínculos de amistad y amor con varios integrantes de la comunidad, y se cometan dos de los hechos más trágicos de nuestra historia reciente como la bomba en la Embajada de Israel en 1992 y el atentado de la AMIA en 1994, él se dará cuenta que está en un camino sin retorno pero ya no podrá hacer nada al respecto.    

Gustavo Bassani, un actor que proviene del teatro y es todo un hallazgo para la TV.

2.Porque está basada en un libro producto de una sólida y comprometida investigación periodística.

Hablamos del trabajo homónimo realizado por Miriam Lewin y Horacio Lutzky, que se publicó en 2015 por Sudamericana pero requirió años de constatar información, exhaustiva recopilación de datos y testimonios.

Con el primero que se contactó Iosi fue con Lutzky a principios del 2000, en ese momento era Director editorial del diario Nueva Sión, a quien le dijo que tenía información muy valiosa sobre los ataques a la Embajada y AMIA que podían servirle. Como todo lo que llega –a veces- a una redacción se toma con pinzas, el interés quedó sobrevolando un tiempo sin llegar a nada en particular. Luego Iosi se encargó de contactarse también con Lewin y con ellos se reunió un día en un bar para comenzar a contarle su historia.

“Ni Horacio ni yo: ninguno de los dos estaba preparado para hundirse en un film de nazis y de espías a los inicios del siglo XXI. Nos vimos de repente entrampados en una historia de amores y odios, de complicidades y traiciones, de cientos de muertos en dos golpes terroristas, de jueces y policías corruptos, de mentiras y negocios ilegales. Una historia en la que hubo manipulación de pruebas, sobornos y encubrimiento. Existió una trama de testigos desprotegidos y como broche de oro, un fiscal —en quien no confiábamos demasiado— tendido en un charco de sangre en el baño de su lujoso departamento porteño con un tiro en la sien”.  

Quien habla es justamente Lewin para la revista digital Lengua narrando los inicios de esta investigación que comenzó hace décadas y llega hasta incluso a empalmar con el crimen del fiscal Nisman.  

Hoy, Iosi Péres –o como se llame- es parte de un programa de testigos protegidos y vive en algún pueblo perdido en la Provincia de Buenos Aires, pero su historia se multiplica cada vez más.

3.Porque la dirige Daniel Burman y su protagonista (Gustavo Bassani) está a la altura de las circunstancias.

Director, guionista y productor, Burman se ha encargado de demostrar en cada ocasión su talento para conmocionar a los espectadores. Sorprendió a propios y extraños en el ´90 con películas como “Un crisantemo estalla en cinco esquinas” o “Esperando el Mesías”, que le valieron reconocimiento en festivales internacionales, y que fuero antesala de una carrera que crecería de manera exponencial durante el nuevo milenio. A partir del 2000 llegarían títulos como “Diarios de motocicleta” (fue coproductor), “El abrazo partido”,Derechos de familia”, “Dos hermanos” y de a poco su nombre y trabajo lo pondrían en el podio de los directores más importantes de la nueva ola del cine argentino. Para la TV hizo varias producciones, entre las más recientes “Pequeña victoria”, poniendo sobre la mesa un tema complejo y necesario de debatir como la maternidad en la comunidad LGTBQ.

Todo esto para decir que Burman es quien está detrás de “IOSI” y que su forma de narrar es tan delicada como rotundo que se puede observar en los primeros diez minutos de la serie, con escenas que reconstruyen la bomba en la Embajada de Israel. Cabe destacar que el guion estuvo en manos del también talentoso Sebastián Borenztein (La odisea de los giles).

Y como si fuera poco, el elenco de IOSI se compone con nombres como Alejandro Awada, Natalia Oreiro (cada vez mejor), Mercedes Morán, Carla Quevedo y –sobre todo- el protagónico de Gustavo Bassani, un actor que proviene del teatro y con poca exhibición en la pantalla, y que acá se destaca por su solidez en la construcción de un personaje de alta complejidad.

Inteligente en los gestos, arriesgado en cada tono elegido, Bassani le pone cuerpo y voz a un joven policía federal inexperto fuera de los ámbitos académicos, que decide tomar el mayor de los trabajos de espionaje en el inicio de su carrera, y que -al igual que él-, deberá construir un personaje, alguien que no es. Bassani es uno de los mejores puntos de esta miniserie y todo un hallazgo para la pantalla chica nacional que ya está harta de caras conocidas que –a pesar de los esfuerzos- no logran contundencia en sus interpretaciones.

4.Porque no podrás abandonarla hasta el último capítulo.

Con un gran manejo de la tensión y el in crescendo de la historia, “Iosi” es una serie apoyada claramente en el género thriller de espionaje y se vale de sus recursos para conseguir llegar al final de la primera temporada sin decaer en su trama.

Comienza con escenas sumamente dramáticas de las explosiones de la Embajada de Israel y la AMIA, que combinan algunas de archivo documental con otras reconstruidas para la serie, colmando de dramatismo un primer capítulo que promediando la emisión muestra a las claras que se tratará de un relato de intriga.

Momentos violentos, juego de luces y sombras en los espacios y silencios muy bien utilizados se repiten y recrean con los diferentes personajes, logrando que uno como espectador quede inmerso en esta trama de verdades y mentiras.

Es interesante, además, cómo funciona el conocimiento previo que podemos tener quienes estamos del otro lado de la pantalla, sobre los casos nombrados en la serie. Y eso lejos de restarle interés, le suma avidez por descubrir cabos sueltos o puntos en suspenso de un episodio político internacional en nuestro país que aún sigue impune.

 

5.Porque está llamando la atención de todo el mundo.

A poco de su estreno, Iosi comenzó a replicarse por todos los medios virtuales sobre plataformas streaming y los medios tradicionales también se hicieron eco de la historia/libro detrás de la serie. Y no sólo de Argentina, sino también del exterior.

Países como España y Uruguay también señalan la serie como muy recomendada y destacan no sólo la producción sino también la puesta en escena y los actores que se despliegan en ella.  

Florencia Vercellone

Read Previous

Narrar la vejez

Read Next

Novedades editoriales (novelas y relatos)